• El presidente palestino, Mahmud Abás, en una comparecencia ante la prensa, junto con el premier Muhamad Shtayeh (izq.).
Publicada: miércoles, 22 de enero de 2020 0:46
Actualizada: miércoles, 22 de enero de 2020 3:22

Los líderes palestinos advierten de “graves consecuencias” si el régimen israelí se anexa el valle del Jordán.

En un comunicado emitido el martes, la Autoridad Nacional Palestina (ANP), presidida por Mahmud Abás, rechazó las promesas electorales del primer ministro en funciones del régimen de Israel, Benjamín Netanyahu, y de su principal rival, Benny Gantz, líder del partido Azul y Blanco, sobre que se anexarán el valle del Jordán.

En concreto, Abás alertó a Netanyahu de que, en caso de que los israelíes ejecuten el plan de anexarse el valle del Jordán, la zona norte del mar Muerto o cualquier parte de los territorios palestinos ocupados en 1967, derogarán todos los pactos rubricados con el régimen de Tel Aviv.

Tenemos derecho a defender nuestros derechos y conseguir nuestros objetivos por todos los medios disponibles, independientemente de las consecuencias, en la medida en que la decisión de Netanyahu contradice las resoluciones de Naciones Unidas y el derecho internacional”, según el dignatario palestino.

Al respecto, el primer ministro palestino, Muhamad Shtayeh, señaló que cualquier “gesto loco” de los líderes del régimen de Tel Aviv tendrá “consecuencias graves” tanto a nivel local como internacional.

 

El ministro de Asuntos Exteriores de Jordania, Ayman Safadi, también calificó las promesas israelíes de “una peligrosa escalada” y de un “movimiento electoral, cuyo precio será el colapso de las posibilidades de resolver el conflicto (israelo-árabe) y empujará a la región hacia más violencia y crisis”.

Netanyahu ha prometido anexarse el valle del Jordán en el marco de su campaña electoral y tras sus fracasos en las dos elecciones anteriores en 2019.

LEER MÁS: Valle del Jordán; ¿Nueva concesión de EEUU a Israel?

Israel ocupó Cisjordania, Al-Quds (Jerusalén), Gaza y los altos del Golán en la guerra de 1967. En 1980 se anexó el este de Jerusalén y en 1981 los altos del Golán. Ninguno de esos movimientos fue reconocido internacionalmente. Y ahora Netanyahu y Gantz sopesan las posibilidades de hacer lo mismo con el valle del Jordán.

Los esfuerzos israelíes para usurpar más territorio palestino han desatado una ola mundial de condenas y rechazos.

mjs/krd/nii/

Comentarios