• Un combatiente de las Unidades de Movilización popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe).
Publicada: lunes, 28 de junio de 2021 6:18
Actualizada: lunes, 28 de junio de 2021 9:40

Las fuerzas populares iraquíes arremeten contra Estados Unidos por su nuevo ataque a las zonas fronterizas, aseverando que apuntarán contra cualquier agresor.

La madrugada de este lunes, los cazas estadounidenses han atacado una zona de Al-Bukamal en Deir Ezzor (este de Siria), fronteriza con Irak, dejando un niño muerto y tres civiles heridos. Además, las fuentes iraquíes reportan que cuatro combatientes de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) han caído mártires en el asalto.

Poco después, el Departamento estadounidense de Defensa (el Pentágono) ha emitido un comunicado en el que se atribuye la responsabilidad del bombardeo a las posiciones de las Unidades de Movilización Popular de Irak en la franja fronteriza iraquí-siria, indicando que lo ha hecho por orden expresa del presidente norteamericano, Joe Biden.

En reacción, Kataib Sayed al-Shuhada —que forma parte de Al-Hashad Al-Shabi— ha advertido que, desde ahora, en la guerra contra las tropas de ocupación estadounidenses no se observará límite alguno.

“El primer paso en esta guerra será apuntar a sus aeronaves hostiles en los cielos de nuestro amado Irak”, ha agregado, según informa Saberin News a través de su canal en la red social Telegram.

 

A su vez, Ahmad al-Maksusi, comandante de la 14.ª Brigada de Al-Hashad Al-Shabi, ha expresado su profundo pésame por lo ocurrido, además de asegurar que sus fuerzas están completamente preparadas para lanzar las represalias.

El Pentágono ha alegado que el bombardeo fue en respuesta a los ataques de militantes populares contra las bases y tropas estadounidenses en suelo iraquí, donde el pueblo, harto de esa presencia ilegal, exige la retirada de las fuerzas foráneas.

De hecho, tal y como enfatizan los iraquíes, la presencia de las tropas estadounidenses en este territorio es ilegal, pues, conforme a la Constitución y a una resolución del Parlamento —aprobada en enero de 2020—, Bagdad debe expulsarlas.

No obstante, la Administración norteamericana no está determinada a tomar una decisión seria al respecto, ya que recientemente el Comando Central de EE.UU. (Centcom, por sus siglas en inglés) ha anunciado que no reducirá el número de sus fuerzas en Irak, “en base a la voluntad del Gobierno iraquí”.

ftn/ctl/mrg