• Manifestantes iraquíes protestan contra las declaraciones islamófobas del presidente de Francia, Emmanuel Macron, 26 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 27 de octubre de 2020 7:11

La coalición iraquí Al-Fatah condena las declaraciones islamófobas de Macron y las considera una táctica para incitar más al “odio y la guerra” en el mundo.

Tales declaraciones son un insulto a los sentimientos de más de 1500 millones de musulmanes. Naturalmente encienden las llamas del odio, la guerra y el conflicto”, repudió el lunes Muhamad Salem al-Qaban,​​​​​ jefe de la coalición Al-Fatah, una de las facciones políticas iraquíes con mayor número de diputados en el Parlamento de Irak.

El alto representante iraquí reaccionó, de este modo, a los polémicos comentarios del presidente francés, Emmanuel Macron, quien ha dicho recientemente que no iba a “renunciar a la publicación de las caricaturas” del Profeta del Islam, el Hazrat Muhamad (la paz sea con él) en su país, afirmando que iría en contra de lo que él entiende por “libertad de expresión”.

“Las posturas islamófobas de Macron son un estigma en la frente de quienes alegan que son defensores de la civilización, la libertad de pensamiento y [el respeto a] diferentes culturas”, repudió Al-Qaban.

 

El parlamentario llamó al Gobierno de Bagdad a adoptar “una posición fuerte y eficaz” a este respecto. Al mismo tiempo, lamentó “la muerte de la conciencia” de muchos gobernantes árabes ante los repetidos insultos a la religión del Islam y su santo profeta.

Cientos de iraquíes se manifestaron ayer lunes cerca de la embajada de Francia en Bagdad, la capital, donde quemaron la bandera francesa y las fotos del presidente galo, denunciando así la postura de este país europeo hacia el Islam.

La reciente publicación de las controvertidas caricaturas del Profeta del Islam en la revista satírica francesa Charlie Hebdo y la hostilidad de las autoridades galas hacia el Islam, ha desatado una ola de repudios en el mundo musulmán. 

Además, se han multiplicado en las redes sociales las condenas y los rechazos contra Macron, así como las llamadas a boicotear productos franceses.

Los pueblos y los gobiernos de varios países islámicos han denunciado “vigorosamente” que la libertad de expresión no implica, en absoluto, lanzar “insultos a los valores del Islam y las creencias de los musulmanes”, y han advertido a las autoridades galas de que están contribuyendo a la “incitación del odio” en el país europeo.

myd/ktg/fmk/mkh