• El secretario general del grupo de Resistencia iraquí Asaib Ahl Al-Haq, Qais al-Jazali, en su oficina.
Publicada: martes, 29 de enero de 2019 6:26
Actualizada: lunes, 4 de febrero de 2019 8:07

Líder de un grupo de Resistencia iraquí asegura que forzarán a las tropas de EE.UU. a salir del país si Washington busca perpetuar su presencia en el país árabe.

“Si Estados Unidos quiere imponer su presencia por la fuerza y pasar por alto la Constitución y el Parlamento de Irak, los iraquíes también podemos tratarlos de la misma manera y expulsarlos por la fuerza”, indicó el secretario general de la milicia Asaib Ahl al-Haq, Qais al-Jazali.

En una entrevista publicada el lunes por la agencia de noticias estadounidense AP, el responsable iraquí enfatizó que “más de la mitad de los miembros del Parlamento rechaza la presencia de las fuerzas militares estadounidenses como una cuestión de principio”.

El comandante señaló que ya no hay ninguna justificación para que sigan desplegados miles de militares estadounidenses en el país después de la derrota del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en 2017.

“Si el objetivo principal de su presencia era afrontar el peligro militar que representaba Daesh, pues esta amenaza ya se desvaneció. Entonces ¿ahora cuál es la justificación para mantener este número (de tropas)?”, matizó el líder de la milicia Asaib Ahl al-Haq, que forma parte de las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe).

Si Estados Unidos quiere imponer su presencia por la fuerza y pasar por alto la Constitución y el Parlamento de Irak, los iraquíes también podemos tratarlos de la misma manera y expulsarlos por la fuerza”, indicó el secretario general de la milicia iraquí Asaib Ahl al-Haq, Qais al-Jazali.

 

El líder de 45 años de Asaib Ahl Al-Haq, un grupo que ayudó al Ejército nacional iraquí a liberar del EIIL vastos territorios, resaltó que su formación no tolerará la “violación de soberanía iraquí”.

En 2011, el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) puso fin a las operaciones de combate que comenzó en Irak desde la invasión de 2003. A partir del 2011, los soldados norteamericanos permanecieron en el país árabe en labores de formación y entrenamiento.

Sin embargo, en 2014 Washington, al frente de la llamada coalición anti-EIIL, volvió a enviar unos cinco mil soldados a la nación árabe, que según las denuncias, llevan a cabo labores de inteligencia en la frontera con Siria.

En los últimos meses los legisladores han insistido en la salida de EE.UU. De hecho, el Parlamento del país tiene previsto analizar en breve una ley presentada por el bloque Saerun, en la cual se exige la retirada de uniformados extranjeros de Irak.

mjs/rha/ftm/mkh

Comentarios