• William Spindler, portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
Publicada: martes, 8 de septiembre de 2015 8:20
Actualizada: martes, 8 de septiembre de 2015 10:26

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) culpa a la Unión Europea (UE) por la crisis de los solicitantes de asilo desatada en el continente verde.

"En realidad la crisis no es provocada por el gran número de los inmigrantes que llegan, aunque es muy grave para los países receptores, sino en general por falta de una respuesta adecuada (a esa polémica)", indicó William Spindler, un portavoz de ACNUR, en una entrevista concedida el lunes a la agencia rusa de noticias Sputnik.

En realidad la crisis no es provocada por el gran número de los inmigrantes que llegan, aunque es muy grave para los países receptores, sino en general por falta de una respuesta adecuada (a esa polémica)", indicó William Spindler, un portavoz de ACNUR, en una entrevista concedida el lunes a la agencia rusa de noticias  sputnik.

Tras criticar la postura de Europa para asilar, construyendo muros y vallas en sus límites, el funcionario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) exigió a esos países que utilicen los recursos y medios que disponen para dar una respuesta a este desafío, al que se enfrenta el mundo.

Spindler resaltó que la crisis de los refugiados no es nada nuevo, recordando que durante 1956 y 1957, el ACNUR llevó a cabo una operación de ayuda de emergencia de gran envergadura, en la que atendió a miles refugiados húngaros en Austria y Yugoslavia, y ayudó a su reasentamiento en 35 países de todo el mundo, así como a la repatriación voluntaria de algunos a Hungría.

El funcionario de este ente internacional dejó claro que lo que necesitan los solicitantes de asilo es la protección y la llegada segura a un país de acogida, factores que a su juicio, coadyuvarán en resolver esa polémica.

En el mismo contexto, llamó a todos los países, incluidos a los países latinoamericanos, para que tomen parte en resolver esa crisis que a su juicio, no se trata de los migrantes que abandonan su patria en busca de trabajo, sino se trata de personas que huyen para salvar su vida.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, además criticó a las autoridades europeas por la crisis migratoria y, en particular, por la muerte de un niño sirio en las aguas del Mediterráneo.  

Incluso, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, reconoció el pasado 29 de abril, la responsabilidad que tiene este bloque con los inmigrantes que cruzan el Mediterráneo para llegar a Europa.

Es de mencionar que Venezuela prometió acoger a los refugiados sirios, Chile está evaluando la situación para acoger a solicitantes de asilo sirios, mientras que Brasil que es el país con más sirios en América Latina, decidió facilitar la entrada de inmigrantes sirios al país que escapan de la crisis de más de cuatro años.

Un solicitante de asilo sostiene a su hijo mientras habla con oficiales húngaros en Roszke, en su intento de ir hacia la frontera con Serbia.

 

El pasado 6 de agosto, Spindler anunció que en lo que va del año, unos 224.000 inmigrantes y refugiados llegaron a Europa a través del mar Mediterráneo.

La cifra anunciada aumentó y llegó, según ACNUR, a 366.402 solicitantes de asilo que llegaron a las fronteras europeas, mientras que el bloque europeo debate entre cuotas de asilo y cierre de fronteras, el mundo contempla las imágenes de personas desesperadas en Hungría, que tratan de subirse a un tren con destino a Alemania o Austria.  

El sábado, miles de personas llegaron a Austria en autobuses fletados procedentes de ese país tras varios días de protesta por el rechazo de Hungría a permitir la salida de trenes con destinos internacionales.

De acuerdo con un informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 2000 personas han muerto en lo que va del año 2015 al tratar de cruzar las aguas del Mediterráneo rumbo a Europa.

ask/rha/kaa

Commentarios