• Los musulmanes realizan el rezo del viernes fuera del Centro Islámico de Viena, Austria, 29 de mayo de 2020.
Publicada: domingo, 14 de agosto de 2022 6:42
Actualizada: domingo, 14 de agosto de 2022 7:30

Austria ha recibido una miríada de críticas a nivel nacional e internacional por la estigmatización y la creciente intolerancia hacia su minoría musulmana.

Austria tiene un oscuro historial de documentación de las actividades de sus minorías. Algunos advierten que las diversas iniciativas que gestiona el Estado podrían poner en peligro la vida de los musulmanes al exponerlos a los activistas de extrema derecha y fomentar el temor y la sospecha hacia la comunidad musulmana en general.

Según los datos publicados en junio de 2022, se informaron de más de 1000 incidentes de carácter islamófobo acaecidos en 2021.

Investigaciones sobre los crímenes de odio antimusulmanes en Austria han llegado a la conclusión de que la gran mayoría de los ataques son perpetrados por hombres contra mujeres, en concreto 69 % de las víctimas son mujeres, muchas de las cuales llevan el hiyab o velo islámico

 

La alta cifra registrada en 2021 se habría desencadenado por el controvertido “Mapa del Islam”, un sitio web implementado por el Estado para resaltar la ubicación de más de 620 mezquitas y asociaciones musulmanas en todo el país, incluso figuraban centros culturales, organizaciones juveniles y clubes deportivos. Los críticos creen que esto provocó la propagación de los crímenes de odio.

Según la ministra de Integración, Susanne Raab, el mapa pretendía “luchar contra las ideologías políticas, no contra la religión”. Pero, las críticas no pararon al punto que el sitio fue retirado.

Por su parte, el académico y estudioso de la lucha contra la islamofobia Farid Hafez denunció la letalidad de la medida. “Las direcciones de los particulares a cargo de algunas de estas asociaciones están registradas a su nombre. Hay muchos datos muy privados que ahora se han hecho públicos”.

En un comunicado, el Consejo de Europa, organización internacional de derechos humanos, calificó la base de datos austriaca de “hostil a los musulmanes y potencialmente contraproducente”.

ctl/rba