• Genocidio de Srebrenica nunca debe repetirse en el mundo
Publicada: domingo, 12 de julio de 2020 22:11
Actualizada: domingo, 12 de julio de 2020 23:47

En julio de 1995, fuerzas serbias asesinaron a miles de bosnios musulmanes en Srebrenica. Fue el mayor crimen de guerra en Europa tras la II Guerra Mundial.

Además de los asesinatos de al menos 8000 hombres y niños musulmanes, cuyos cuerpos fueron enterrados en fosas comunes, las tropas serbias deportaron a miles de mujeres, menores y ancianos bosnios y violaron a una gran cantidad de féminas en todo el territorio de la antigua Yugoslavia.

Los restos de las víctimas comenzaron a ser hallados en enormes fosas comunes alrededor de Srebrenica. 6900 cuerpos fueron recuperados y se siguen encontrando restos humanos hasta el día de hoy.

 

Los bosnios han prometido nunca olvidar los horrores de esta guerra (1992-1995) que se cobró 100 000 vidas.

“Hace 25 años, aquellos en las filas de la policía y del ejercito serbios cometieron genocidio aquí. Todos estamos sufriendo las consecuencias de este mal. Creo que los musulmanes y los ortodoxos encontrarán una manera de entenderse y ayudarse mutuamente”, dijo el sábado Damir Pestalic, Imam de Srebrenica, en un homenaje a las víctimas de la Zona Srebrenica de Bosnia Herzegovina.

Cada año, miles de activistas asisten a marchas masivas para recordar a las víctimas de este genocidio. Jasmin Halilagic, enfatizó que participa en la maratón por las víctimas de Srebrenica, “con el deseo de transmitir el mensaje de paz, amor, tolerancia, convivencia, dignidad humana, y trasmitir el mensaje de que Srebrenica nunca debe volver a suceder”.

En 2016, el exlíder político serbobosnio Radovan Karadzic fue declarado culpable de crímenes de guerra por su papel en los asesinatos de Srebrenica y condenado a 40 años de prisión.

¿Cómo se desató el genocidio de Srebrenica?

Las fuerzas serbobosnias de la autoproclamada República de Sprska, que pretendía controlar territorios fronterizos de Bosnia y anexionarse a Serbia, sitió la población de Srebrenica. Este lugar había sido declarado en 1993 como “sitio seguro” por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Esta zona había sido el ejemplo de la diversidad y la convivencia de las dos etnias durante décadas, pero, en ese momento, era un objetivo prioritario de limpieza étnica para las fuerzas serbobosnias, que consideraban que el territorio les pertenecía históricamente.

Es por lo que el general Ratko Mladic, bajo las órdenes del líder político serbobosnio Karadzik, comenzaron su ataque contra los más de 30 000 bosnios musulmanes. La pasividad de los cascos azules holandeses destinados en la zona fue total y no protegieron a la comunidad en ningún momento, llegando a negarles el acceso a su cuartel durante la ofensiva.

Tras una serie de bombardeos, Mladic se hizo con el control de Srebrenica y separó a los hombres de las mujeres, prometiendo no hacerles daño. Durante los sucesivos días, sus tropas ejecutaron a una parte importante de los prisioneros varones y violaron a un gran número de mujeres que había en la zona.

Tras los episodios de violencia, las partes implicadas en el conflicto se sentaron en una mesa de paz, alcanzándose los acuerdos de Dayton de 1995 que configuraron una Bosnia confederada en tres regiones étnicas diferenciadas para serbios, croatas y musulmanes. Finalmente, Srebrenica quedó bajo tutela serbobosnia.

ncl/rha/msf