• Británicos protestan contra la visita de Donald Trump
Publicada: viernes, 13 de julio de 2018 0:37
Actualizada: viernes, 13 de julio de 2018 1:05

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha llegado al Reino Unido este jueves, rodeado de protestas que le seguirán durante los 4 días de su visita de trabajo.

Donald Trump aterrizaba en el Reino Unido este 12 de julio hacia las dos de la tarde, tras participar en la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y el pueblo británico le ha recibido con protestas que le acompañarán durante los 4 días de esta visita de trabajo.

Tras visitar al embajador estadounidense en su residencia, Trump y su esposa, Melania, acudían a Oxfordshire a una cena de etiqueta con la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, cuyo borrador sobre el Brexit ha sido presentado por el nuevo ministro y negociador británico, Dominic Raab.

Trump volvía a hacer gala de sus dotes diplomáticas, criticando el plan de la primera ministra del Reino Unido aseverando que no es lo que el pueblo británico votó. También afirmó que los ciudadanos de este país europeo le quieren por sus políticas migratorias.

Sin embargo, el gran número de protestas a lo largo del país tapan cualquier gesto de apoyo público que pudiera tener, y hasta la embajada estadounidense informaba este miércoles a sus ciudadanos residentes en el Reino Unido que mantuvieran un perfil bajo por el gran número de protestas.

Trump ha programado gran parte de su visita de trabajo fuera de Londres, capital británica, para evitar las protestas. Sin embargo, en Oxfordshire varios miles de ciudadanos no daban tregua al presidente norteamericano.

El viernes, Trump se reunirá con la primera ministra británica para ver una exhibición antiterrorista por tropas británicas y estadounidenses, y para mantener posteriormente una reunión en la residencia privada de Theresa May fuera de Londres. Más tarde, tomará el té con la reina Isabel II en el Palacio de Windsor para después viajar a Escocia donde jugará al golf durante el resto de su visita de trabajo.

Los costes policiales para la seguridad del mandatario estadounidense superarán las 10 millones de libras, o 13 millones de dólares, y es que la popularidad de Trump es tan baja en el Reino Unido que incluso el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, le ha negado el honor de dirigirse a los miembros del Parlamento, un acto reservado sólo para las visitas de Estado.

Ian Díez, Londres.

xsh/rba

Comentarios