• Gina Raimondo, la nominada de Joe Biden a encabezar el Departamento de Comercio de EE.UU., 8 de enero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 26 de enero de 2021 17:14
Actualizada: martes, 26 de enero de 2021 18:51

Candidata de Biden a encabezar el Departamento de Comercio de EE.UU. se compromete a tomar medidas agresivas para paliar las prácticas comerciales de China.

EE.UU. debe “tomar acciones comerciales agresivas para combatir las prácticas comerciales injustas de China y otras naciones, que socavan la industria estadounidense”, así lo indicó Gina Raimondo, la nominada del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, para encabezar el Departamento de Comercio, a la Comisión de Comercio del Senado, conforme a un informe publicado este martes por la agencia británica de noticias Reuters.

La también gobernadora de Rhode Island, heredará ―en caso de confirmarse en el puesto― los fracasados esfuerzos del Gobierno del expresidente Donald Trump por prohibir que los portales de aplicaciones de EE.UU. ofrezcan la descarga de las plataformas chinas TikTok o WeChat; recordar que la orden ejecutiva para impedir las descargas fue bloqueada por tres jueces estadounidenses.

Por otro lado, la portavoz de la Presidencia estadounidense, Jen Psaki, en una rueda de prensa realizada el lunes, eludió responder a la pregunta que se le formuló sobre el estado del decreto que exige a la empresa china Bytedance vender activos de TikTok en EE.UU. y optó por decir que EE.UU. necesita “jugar una mejor defensa, la cual debe incluir responsabilizar a China”.

 

Durante el mandato de Trump, el Departamento de Comercio de EE.UU. agregó a decenas de empresas chinas importantes, entre ellas la compañía fabricante de equipos de telecomunicaciones Huawei Technologies, a una lista negra comercial.

El magnate neoyorquino adoptó una línea dura respecto a China durante los cuatro años que estuvo al frente de EE.UU. En este sentido, en 2017, aumentó los impuestos sobre las importaciones chinas por un valor de 360 000 millones de dólares, lo que provocó que Pekín tomara represalias mediante el aumento de los aranceles y la suspensión de las importaciones de soja, unas medidas que afectaron a los estados agrícolas que habían votado por Trump en 2016.

Los pasos dados por Trump contra China y las tensiones comerciales suscitadas entre ambas potencias provocaron que en EE.UU. se perdieran 245 000 empleos.

nsh/anz/rba