• Los estadounidenses se manifiestan en Washington (la capital) contra el asesinato de George Floyd, 6 de junio de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 7 de junio de 2020 16:43
Actualizada: domingo, 7 de junio de 2020 19:30

La imagen de EE.UU. como ‘paladín de la democracia’ se ve dañada por la desmesurada respuesta de Washington a las protestas.

El portal estadounidense The Hill, en un informe publicado el sábado, señala que los diplomáticos estadounidenses enfrentan un duro desafío a la hora de defender los valores democráticos, pues los choques violentos entre los agentes del orden y los manifestantes copan los titulares de todo el mundo.

Según el rotativo, los diplomáticos que condenaron previamente las medidas represivas de la Policía en otros países, ahora se encuentran en una situación similar frente a las declaraciones de los mismos Estados.

El exembajador de EE.UU. en Grecia y la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) Nicholas Burns explicó a The Hill cómo durante años EE.UU. demandó a otros países que tratasen bien a las poblaciones minoritarias, no recurriesen al uso de la fuerza contra los manifestantes y dejasen que las personas ejercieran sus derechos civiles y constitucionales. “Si usted es un diplomático estadounidense en el extranjero, de repente se da cuenta de que somos unos hipócritas”, indicó.

 

Las manifestaciones en curso contra la injusticia racial y los casos de brutalidad policial en EE.UU. tienen lugar después de la muerte de George Floyd, un hombre afrodescendiente y desarmado que fue asesinado, el pasado 25 de mayo, después de que un policía blanco presionara su cuello, hasta asfixiarle, con una de sus rodillas a lo largo de más de ocho minutos.

Durante el desarrollo de las protestas, la Policía estadounidense ha usado gases lacrimógenos, granadas y aerosoles de pimienta para dispersar a los manifestantes pacíficos. Además, el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció que ordenaría un despliegue masivo de “miles y miles de soldados fuertemente armados, efectivos militares y agentes del orden público” si no se sofocan las marchas.

Los países a los cuales EE.UU. ha estado señalando con dedo acusador por supuestas violaciones de los derechos humanos, ahora cuestionan las verdaderas intenciones y el accionar de la Casa Blanca, que se mantiene en silencio ante los abusos y la represión policial en las protestas pacíficas de los últimos días.

nkh/anz/nsr/hnb