• El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.
Publicada: miércoles, 6 de mayo de 2020 18:35

La Administración del presidente de EE.UU. Donald Trump insiste en acusar a China del nuevo coronavirus para encubrir su gestión ineficiente ante la pandemia.

La agencia estadounidense de noticias The Associated Press destacó el martes que el objetivo de los señalamientos de Trump contra Pekín es socavar la reputación de China en el mundo y presionarla de cara a próximas negociaciones. 

Los Departamentos estadounidenses de Estado y de Seguridad Nacional, junto con la Casa Blanca, han lanzado en los últimos días una campaña pública para poner al descubierto, lo que determinan como “claras evidencias” de que China intentó enmascarar la magnitud del brote, cuando se detectó a mediados de diciembre pasado en la ciudad china de Wuhan.

De acuerdo con AP, citando a un alto funcionario estadounidense, Trump está tratando de convencer al mundo de que China no está jugando con las mismas reglas internacionales que los demás, para mejorar su credibilidad tanto ante la opinión publica de EE.UU. como de todo el mundo.

 

En este sentido, Washington quiere también presionar a otros países para que critiquen a China; un esfuerzo que no parece haber sido muy efectivo hasta la fecha.

El nuevo coronavirus se ha propagado por todo el mundo y, según las últimas cifras, ha dejado 3 778 252 contagiados y 261 321 muertos a nivel global.

Mientras EE.UU. intenta echar la culpa de la pandemia a China y acusa a este país asiático de producir el virus en sus laboratorios, Pekín asegura que el origen de la COVID-19 se halla en realidad en EE.UU., desde donde el Ejército del país norteamericano podría haberlo llevado  a la ciudad de Wuhan.

nkh/ncl/mkh/hnb