• Un pasajero que llega a EE.UU. con una máscara para protegerse de coronavirus, el aeropuerto de Dulles, Washington, el 13 de marzo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 15 de marzo de 2020 16:28
Actualizada: lunes, 16 de marzo de 2020 17:31

Podría aumentar la cifra de muertos por el COVID-19 en EE.UU. a 1,7 millones, además de registrarse una gran sobrecargar en el sistema de salud de dicho país.

Funcionarios de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. afirman que, ante la posibilidad de que empeore la situación, existe el riesgo a que entre 160 y 214 millones de personas contraigan el nuevo coronavirus en el país norteamericano, puesto que es una pandemia que puede prolongarse meses o incluso más de un año, ha informado este domingo el diario estadounidense The New York Times.

Los expertos han dicho que, tras revisar los datos que hasta la fecha obran en su poder, las cifras podrían volverse asombrosas si no se adoptan medidas para frenar el contagio, para luego señalar que la pandemia podría prolongarse en el tiempo en parte porque el brote podría registrarse de forma escalonada en todo EE.UU. y afirmar que las proyecciones indican que entre 200 000 y 1,7 millones de personas podrían morir.

Conforme a los versados en la materia, entre 2,4 millones y 21 millones de personas podrían requerir hospitalización, una cifra que, en su opinión, necesitará más camas y personal en los hospitales.

Los datos de los CDC han sido revisados ​​por 50 equipos de técnicos, incluidos expertos en epidemias de universidades de todo el mundo, a quienes se les asignó la tarea de determinar qué podría suceder en EE.UU.

Hasta ahora, en el país norteamericano se han confirmado 2174 casos de contagio por el nuevo coronavirus, denominado COVID-19, y 47 muertes, según datos proporcionados por la Universidad Johns Hopkins.

Los estadounidenses se han lanzado a saquear las tiendas por temor al nuevo coronavirus, 14 de marzo de 2020. (Foto: AFP)

 

Esta reciente pandemia ha provocado que cunda el pánico en los mercados mundiales y que el presidente de EE.UU., Donald Trump, tomara la decisión de declarar el estado de emergencia en todo el territorio estadounidense.

Además, en algunos estados de EE.UU., como es el caso de California, la población ha sucumbido al miedo a contagiarse y miles se han lanzado a saquear las tiendas, desabasteciéndolas, provocando verdaderas situaciones de caos.

Esto mientras que varios políticos y expertos advierten que el nuevo coronavirus es un arma biológica creada por el propio EE.UU.

mag/anz/rtk/rba