• Tropas estadounidenses patrullan en una base del Ejército Nacional Afgano en la provincia de Logar, Afganistán, 7 de agosto de 2018. (Foto: Reuters)
Publicada: lunes, 2 de septiembre de 2019 16:56

Altos funcionarios de la Casa Blanca buscan implementar un plan para sustituir los soldados estadounidenses en Afganistán con milicias respaldadas por la CIA.

Así lo señala un informe publicado este lunes por el diario local The New York Times (NYT) que, citando a fuentes conocedoras del tema, ha informado de que ciertos funcionarios estadounidenses quieren que las milicias activas en Afganistán, apoyadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), sirvan como “fuerzas antiterroristas”, a medida que las tropas norteamericanas “se preparan para una retirada” del país asiático.

A pesar del interés expresado por los responsables de la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, la directora de la CIA, Gina Haspel, y otros funcionarios han expresado su inquietud por el plan, señala la nota.

De hecho, los opositores al proyecto indican que las referidas milicias necesitan de la vigilancia aérea, el apoyo médico, así como también técnicos en bomba del Ejército estadounidense.

Los escépticos, del mismo modo, han señalado que la amenaza de los grupos terroristas, como EIIL (Daesh, en árabe), para EE.UU. no es tan grave e inmediata que pueda justificar el plan.

LEER MÁS: EEUU lleva a Daesh a Afganistán para justificar su presencia

LEER MÁS: Karzai: EEUU ha traicionado a los afganos y a toda la región

 

Según el informe, los afganos ya acusan a las referidas milicias de ser responsables de los ataques que dejaron muchos civiles muertos y utilizar tácticas brutales en el país.

LEER MÁS: ONU: Afganistán bate récord de muertes civiles en 2018

El reporte no señala a un funcionario específico, si bien anteriormente el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, se había manifestado “abierto” a emplear a mercenarios privados en Afganistán en lugar del Ejército.

Trump, por su parte, ya había expresado su interés por privatizar las operaciones castrenses estadounidenses en Afganistán, lo que planteó aquel entonces la posibilidad de que quisiera aceptar una propuesta hecha por Erik Prince, fundador de la empresa militar Blackwater —expulsada anteriormente del territorio afgano por el expresidente del país asiático Hamid Karzai— quien argumentaba que el despliegue de contratistas privados en lugar de las tropas y el uso de recursos gubernamentales limitados ayudaría a Washington a ahorrar dinero.

Washington está manteniendo rondas de negociaciones con el grupo armado Talibán sobre el conflicto que atraviesa Afganistán. Los talibanes aseguraron el pasado miércoles que estaban cerca de un acuerdo con EE.UU. en virtud del cual las fuerzas estadounidenses se retirarían de Afganistán.

Trump afirmó que EE.UU. “está reduciendo su presencia” en Afganistán, si bien reveló un plan para mantener 8600 soldados norteamericanos en este país, incluso de llegar a un acuerdo con Taibán.

El informe de The New York Times, no obstante, precisa que el despliegue de las milicias en lugar de soldados en Afganistán podría socavar el proceso de los diálogos EE.UU.-Talibán, pues este grupo ya “ha dejado en claro que ve poca diferencia entre el Ejército de EE.UU. y los oficiales de la CIA”.

tqi/lvs/mjs