• Un cazabombardero Lockheed Martin F-35 Lightning II de producción estadounidense.
Publicada: jueves, 30 de agosto de 2018 9:10
Actualizada: jueves, 30 de agosto de 2018 21:39

Un nuevo informe revela que los altos funcionarios estadounidenses ocultan fallos mortales de los cazas furtivos F-35 en lugar de eliminarlos. 

Las autoridades de la Oficina del Programa Conjunto (JPO, por sus siglas en inglés) que supervisan el proyecto F-35 han reducido el nivel de los defectos previamente descubiertos en este avión estadounidense de quinta generación, según reveló el miércoles la oenegé Proyecto sobre Supervisión del Gobierno (POGO, por acrónimo en inglés).

Según un documento obtenido el pasado 4 de junio por POGO, los responsables del proyecto F-35 rebajaron en un día la calificación de 19 defectos graves de la primera categoría a la segunda sin establecer un plan fijo de rediseño o reparación.

Conforme a esta revelación, esta reclasificación fue supuestamente para evitar nuevas prórrogas de las fechas límite del proyecto y gastos adicionales, aunque varios defectos de esta nave pongan en riesgo vidas humanas.

El programa de desarrollo del F-35 se considera uno de los más caros de la historia militar moderna. Se estima que cada aeronave, en su versión más básica, cuesta no menos de 113 millones de dólares, con modelos que superan los 250 millones.

Parece que gran parte de ese trabajo se ignora en aras de la conveniencia política y la protección de la financiación del F-35”, explica la oenegé Proyecto sobre Supervisión del Gobierno (POGO, por acrónimo en inglés), sobre los intentos de EE.UU. para ocultar los fallos del avión furtivos F-35.

 

“Parece que gran parte de ese trabajo se ignora en aras de la conveniencia política y la protección de la financiación del F-35”, estima el informe.

POGO, no obstante, detalla que el avión F-35 aún tiene 111 deficiencias de la primera categoría que afectarían la seguridad u otros requerimientos críticos, poner en riesgo la vida del piloto, de las tropas en tierra o el cumplimiento de la misión.

El caza F-35 es un avión de quinta generación desarrollado en tres modelos diferentes por Lockheed Martin. Sin embargo, un funcionario del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) reconoció que el 83 % de estas naves de combate estadounidense no ha podido ni siquiera despegar en un test simulado.

myd/rha/mjs

Comentarios