• El presidente de EE.UU., Donald Trump, durante una reunión con miembros de su gabinete en la Casa Blanca, 1 de noviembre de 2017.
Publicada: jueves, 2 de noviembre de 2017 15:01
Actualizada: jueves, 2 de noviembre de 2017 18:44

No hay mucho consenso entre los coreano-estadounidenses, pero todos coinciden en que el presidente Donald Trump supone una mayor amenaza que su par Kim Jong-un.

De hecho, cuando se trata del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su estrategia respecto a Corea del Norte, la comunidad coreano-estadounidense está unida y, al mismo tiempo, aterrorizada —republicanos y demócratas, religiosos y seculares, comerciantes y políticos—. La mitad, muerta de miedo.

“El consenso (…) es que consideramos a Donald Trump una amenaza mayor que (el líder norcoreano) Kim Jong-un, porque está creando mayor caos e incertidumbre. Es impactante ¿no? Eso nunca había ocurrido antes”, ha indicado Joon Bang, director ejecutivo de la coalición coreano-estadounidense de Los Ángeles (suroeste), citado este jueves por The Guardian.

El diario británico recuerda que, desde el pasado agosto, cuando el inquilino de la Casa Blanca amenazó a Pyongyang con “un fuego y una furia jamás vistos”, los líderes de los 1,8 millones coreanos residentes en Estados Unidos han “suplicado” al presidente que atenúe su “retórica provocativa”, sin conseguir resultado alguno.

Incluso escribieron una carta a la Casa Blanca, en la que reclamaron a Trump que no amenace a Pyongyang con atacar Corea del Norte con armas nucleares, además de recordarle que en el último conflicto directo en la península murieron más de 36.000 estadounidenses.

El consenso (…) es que consideramos a Donald Trump una amenaza mayor que (el líder norcoreano) Kim Jong-un, porque está creando mayor caos e incertidumbre. Es impactante ¿no? Eso nunca había ocurrido antes”, ha indicado Joon Bang, director ejecutivo de la coalición coreano-estadounidense de Los Ángeles.

 

Uno de los signatarios de esa misiva, el concejal angelino David Ryu, recuerda en declaraciones al periódico londinense un discurso de Trump en que el mandatario amenazó a Corea del Norte con destruirla totalmente, en respuesta a sus programas nuclear y balístico.

“Esto no es normal (…) No sé si él entiende lo que quiere decir “la destrucción total”. Eso significa que en ambos lados morirían millones de personas. ¿Es eso lo que él quiere en su conciencia?”, se pregunta Ryu, para luego añadir que la comunidad comparte la misma postura, tanto en las preocupaciones como en los temores.

Edward Park, un profesor de la Universidad de Los Ángeles, advierte a su vez de que en una guerra nuclear no hay ganadores. “Esto no es una telerrealidad. Para los coreanos es solo una temeridad hostil que debe parar”, enfatiza.

La mayoría de los coreano-estadounidenses entrevistados coinciden en que la Administración del magnate republicano ha malinterpretado las intenciones de los últimos ensayos balísticos de Pyongyang, recoge The Guardian.

De igual modo, piensan que el “comportamiento obstinado” de Pyongyang requiere una “respuesta madura", contraria a lo que está haciendo Washington.

Esta comunidad tiene asimismo miedo a la nuclearización de la región, mientras Japón y Corea del Norte se ven tentados por el arma nuclear, como herramienta para hacer frente a la supuesta amenaza que supondría Corea del Norte.

Últimamente, Estados Unidos y el país del noreste asiático atraviesan momentos difíciles, llenos de retórica belicista. Con el fin de poder hacer frente a las provocaciones y las amenazas que Pyongyang dice sufrir por parte de EE.UU., el Gobierno norcoreano se ha comprometido a seguir desarrollando su programa nuclear.

ask/mla/myd/tas

Comentarios