• Un grupo de policías estadounidenses
Publicada: jueves, 28 de mayo de 2015 16:22

En EE.UU., un policía blanco fue acusado de cometer un delito grave por haber matado a un hombre negro desarmado.

La acusación contra el oficial blanco Justin Gregory Craven, un oficial del estado de Carolina del Sur (sudeste de EE.UU.), fue planteada el miércoles por un jurado de esta misma zona.

El agente blanco de 24 años, fue detenido el pasado 7 de abril. Él abrió fuego contra un hombre negro mientras que huía de la policía. El afroamericano perdió la vida después de recibir tiros en la entrada de su casa.

Antes, un fiscal había intentado encausar al agente Justin Craven por homicidio involuntario debido a la muerte de Ernest Satterwhite en febrero de 2014. Sin embargo, un jurado investigador optó por acusar al agente de actuar de manera indebida, un cargo mucho menor.

Conforme a las declaraciones de las autoridades estadounidenses, Craven persiguió a Satterwhite 14,5 kilómetros (nueve millas) más allá de los límites de la ciudad hasta la cochera del hombre en el condado Edgefield.

Después de que Satterwhite se estacionó, el agente le disparó repetidamente por la puerta del lado del conductor.

La muerte de ciudadanos de color a manos de la Policía estadounidense no es un tema nuevo. Diariamente se puede escuchar que un afroamericano desarmado fue asesinado por los agentes blancos en el país norteamericano.

La muerte de Michael Brown, un adolescente negro quien perdió la vida el pasado verano por disparos de un agente blanco en Ferguson (Misuri), desató una ira nacional e internacional contra la policía estadounidense.

Protesta en la ciudad de Baltimore (noreste de Estados Unidos), por la muerte del afroamericano Freddie Gray a raíz de las heridas sufridas por una golpiza policial

 

Las protestas contra la violencia policial se intensificaron en esa localidad desde el pasado 19 de abril, cuando Freddie Gray, joven negro de 25 años, perdió la vida tras sufrir una grave herida en la espina dorsal como consecuencia de la golpiza que recibió durante su detención el 12 de abril.

mno/ktg/nal