• Correa dice ser víctima de una traición y promete victoria
Publicada: jueves, 8 de noviembre de 2018 18:18
Actualizada: jueves, 8 de noviembre de 2018 18:50

El expresidente de Ecuador Rafael Correa reitera que es víctima de una “persecución política” luego de que la justicia ecuatoriana decidiera llamarlo a juicio.

“Como no nos pueden ganar en las urnas, como no nos pueden derrotar, buscan todas estas excusas tremendamente graves, porque estos son delitos internacionales, (es una) persecución política”, ha indicado este jueves Correa en una entrevista con la agencia de noticias francesa AFP en Bélgica, donde reside desde 2017.

De este modo, el mandatario ecuatoriano ha reaccionado a la decisión de la jueza de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador Daniella Camacho de llamarlo a juicio por su presunta participación en el secuestro de un opositor en 2012 en Colombia.

Correa ha aseverado que con este tipo de acción judicial que a su juicio está plagada de “irregularidades” y un “fraude total” buscan tenerlo “desterrado” y “fuera del país para la próxima campaña (electoral), en marzo de 2019”.

Como no nos pueden ganar en las urnas, como no nos pueden derrotar, buscan todas estas excusas tremendamente graves, porque estos son delitos internacionales, (es una) persecución política”, ha indicado el expresidente de Ecuador Rafael Correa.

El expresidente, que afronta una orden de prisión preventiva, solo podrá ser enjuiciado si es capturado o si se presenta ante el tribunal, pues la ley impide que sea juzgado en ausencia por ese delito castigado con hasta siete años de cárcel.

Correa dice que su país vive “un golpe de Estado” perpetrado por el actual presidente Lenín Moreno, su sucesor y exaliado, por eso descarta su regreso a Ecuador ante temores de que “le masacren con la injusticia” que vive su país.

Aludiendo al caso del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, otro líder protagonista encarcelado desde abril por presunta corrupción y lavado de dinero, el exmandatario ha indicado que las acciones en su contra forman parte de una estrategia regional, basada en un “acoso judicial terrible, el famoso ‘lawfare’ (Guerra jurídica)” por parte de los élites locales “conectadas con las de los países hegemónicos”.

Sin embargo, ha asegurado que dará la batalla ante la justicia internacional para denunciar esa “persecución política y judicial” de la cual tiene “muchísimas pruebas” y llama a sus seguidores a “no perder el ánimo” y a preocuparse por “los perseguidos en el país”, como su también vicepresidente, Jorge Glas.

“Esto no lo buscamos. Es una verdadera pesadilla. Somos víctimas de la traición más grande tal vez de la historia del país y, probablemente, de la historia de América Latina, pero al final venceremos”, asegura.

tmv/ktg/myd/alg

Comentarios