• El presidente electo de Irán, Seyed Ebrahim Raisi, en su primera conferencia de prensa tras las elecciones, Teherán, 21 de junio de 2021.
Publicada: viernes, 25 de junio de 2021 1:01

El presidente electo de Irán asegura que los vecinos y la seguridad colectiva será una parte clave en la política exterior de su futuro gobierno.

En una llamada telefónica recibida este jueves por parte del emir catarí, el sheij Tamim bin Hamad al Thani, con motivo de su triunfo en las elecciones presidenciales del 18 de junio de Irán, el mandatario electo persa, Seyed Ebrahim Raisi, ha resaltado que la seguridad colectiva garantiza la paz y la estabilidad de los países de la región y la tranquilidad y el bienestar de las naciones.

La estabilidad y la sostenibilidad de la seguridad colectiva depende de acabar con la interferencia extranjera en las relaciones regionales”, ha explicado Raisi, actual jefe del Poder Judicial del país persa.

Asimismo, ha enfatizado que los vecinos de Irán serán la principal prioridad de la diplomacia económica en su futura administración y ha agregado que la “sinergia” entre las “relaciones políticas” y las “interacciones económicas” de Irán y Catar es un buen modelo para lograr la “convergencia económica regional”.

 

Tras agradecer el mensaje de felicitación del Gobierno y el pueblo cataríes, el titular persa ha puesto de relieve que “los lazos entre las dos naciones de Irán y Catar son tan fuertes que diversos choques no han logrado interrumpirlos”.

Al Thani, por su parte, ha abogado por estrechar más que antes los nexos bilaterales y ha apreciado el apoyo de Irán a Catar durante los cuatro años del bloqueo económico que le impusieron ciertos países árabes, en particular, ha mencionado el papel eficaz que desempeñó al respecto el hoyatolislam Raisi como el jefe del Poder Judicial de Irán.

“Ahora hemos dejado atrás esta situación difícil y debemos unirnos y ayudarnos uno a otro”, ha apostillado.

Catar ha fortalecido sus lazos, en particular con Irán y Turquía, después de que Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin y Egipto rompieron en junio de 2017 sus relaciones diplomáticas con Doha, pretextando el supuesto apoyo del Gobierno catarí al “terrorismo” y su acercamiento a Irán. Acusaciones que Doha rechaza.

El cuarteto de países árabes cerró sus fronteras terrestres y bloqueó el espacio aéreo a los medios de transporte cataríes, además de imponer sanciones a entidades cataríes.

msm/ncl/hnb