• Base estadounidense Ain Al-Asad en Irak, tras el ataque de decenas de misiles de Irán el 8 de enero de 2020.
Publicada: lunes, 4 de enero de 2021 9:03
Actualizada: lunes, 4 de enero de 2021 10:38

El ataque de Irán a la base estadounidense Ain al-Asad, en respuesta al asesinato del general Qasem Soleimani, fue muy “duro e impactante” para Estados Unidos.

En declaraciones ofrecidas el domingo por la noche en la ‘Conferencia Internacional de la Resistencia y el Mundo Futuro’, celebrada de forma virtual, el director de la oficina de la cadena iraquí Aletejah en Teherán, capital iraní, Seyed Moytaba Heidari, dejó claro que no se trata solo de la República Islámica de Irán, todos los grupos de Resistencia buscan una dura venganza por el crimen que cometió EE.UU. en Irak el 3 de enero de 2020.

El comandante de la Fuerza Quds, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, cayó mártir el 3 de enero Bagdad, capial iraquí, en un atentado terrorista estadounidense contra el vehículo en el que viajaba. El subcomandante de las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) de Irak, Abu Mahdi al-Muhandis, también perdió la vida en ese atentado.

Seyed Moytaba Heidari elogió, asimismo, el ataque con misiles de Irán a la base estadounidense Ain Al-Asad en Al-Anbar, en el oeste de Irak, que se realizó días después del asesinato del comandante persa: “El ataque a Ain al-Asad fue muy duro e impactante para EE.UU.”, enfatizó.

Si los estadounidenses, prosiguió, hubieran sabido que, tras el martirio de Soleimani, Irán atacaría Ain Al-Asad con 11 misiles y que la gente indignada protestaría en todo el mundo por dicho atentado terrorista, no habrían asesinado al prominente estratega iraní.

 

Irán continuará asestando duros golpes a EEUU

Heidari aseguró que “Irán continuará asestando duros golpes” a EE.UU., y la retirada completa de los estadounidenses de la región “será sin duda la principal venganza de Irán” después del martirio de Qasem Soleimani.

Añadió que los iraquíes quieren vengarse de EE.UU. aún más que los iraníes, porque dicho “acto de barbarie tuvo lugar en suelo iraquí e importantes personalidades cayeron mártires por un ataque enemigo”.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, dijo que la participación de millones de personas en las ceremonias fúnebres del general Soleimani y de Al-Muhandis “fue la primera bofetada” a los estadounidenses y el ataque contra la base Ain Al-Asad, “la segunda”, “pero la bofetada más contundente será la derrota de la absurda hegemonía de la arrogancia y la expulsión de EE.UU. de la región”.

La República Islámica de Irán reivindica su derecho a defenderse e insiste en que Washington debe rendir cuentas por su crimen.

msm/nii/