• El comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Hosein Salami.
Publicada: lunes, 21 de septiembre de 2020 10:57

Un alto comandante iraní menosprecia el poder de EE.UU. y dice que ese país “se ha podrido por dentro y está aislado por fuera”, por lo que ya no es una amenaza.

EE.UU. ha perdido todos sus símbolos. Incluso su pueblo corea consignas contra el Gobierno estadounidense, derriba estatuas simbólicas y quema la bandera nacional del país”, ha dicho este lunes el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Hosein Salami.

En alusión a la reciente cadena de derrotas de Washington en la esfera internacional, en concreto ante Irán, Salami ha destacado que “EE.UU. se ha podrido por dentro y está aislado por fuera”.

Nadie, de acuerdo con el alto mando militar, apoya las iniciativas que presenta la Casa Blanca para presionar al país persa, ni siquiera sus propios aliados, por lo que “la nación iraní no debe preocuparse por las amenazas que formulan las autoridades estadounidenses”.

Salami ha recordado la victoria de Irán en la guerra de ocho años (1980-1988) contra el dictador iraquí Sadam Husein (1979-2003) a pesar del apoyo multilateral que recibía de distintos países occidentales y regionales y de que, “en ese entonces, nosotros aun no éramos poderosos”.

“Aunque durante los años de guerra, nuestros enemigos eran muy poderosos y nosotros no, logramos cambiar la ecuación de poder a nuestro favor y ganar la guerra”, ha subrayado Salami.

 

El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, en un discurso pronunciado ese mismo lunes en conmemoración de la Semana de la Defensa Sagrada, ha precisado que el Imam Jomeini (P) comprendió que en esa guerra se necesita la participación del pueblo para ayudar al Ejército. “Decía que la nación iraní había ganado la Revolución y por tanto debía posibilitar la victoria del país en la guerra. El Imam Jomeini lo entendió desde un principio y provocó otra gran movilización popular”, enfatiza el Líder.

De igual modo, ha hecho notar que “cuando una nación demuestra que tiene capacidad para defenderse y que da una respuesta rotunda a los agresores, entonces los enemigos se lo piensan dos veces antes de lanzar una agresión contra esa nación. Si son prudentes, sabrán que el precio de una guerra será elevado”.

La Defensa Sagrada, conforme con el Líder, hizo que los iraníes empezaran a confiar en las capacidades internas y creer que se podía conseguir lo imposible. Por eso, el país comenzó a avanzar en la producción de los dispositivos que necesitaba, como, por ejemplo, misiles, ha subrayado el Líder.

ask/nii/