• El comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Hosein Salami.
Publicada: sábado, 19 de septiembre de 2020 21:45
Actualizada: sábado, 19 de septiembre de 2020 23:44

El Cuerpo de Guardianes de Irán asegura que la República Islámica no está preocupada por ninguna guerra con EE.UU., aunque no será quien la inicie.

No estamos preocupados por ninguna eventual guerra, aunque no la comenzaremos”, ha asegurado este sábado el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Hosein Salami, si bien, ha advertido de que cualquier guerra de Estados Unidos con Irán será diferente a todas las que haya enfrentado el país norteamericano.

El alto mando castrense, de este modo, ha indicado que la República Islámica es capaz de destruir u ocupar todas las bases de Estados Unidos en la región.

Irán, como ha declarado Salami, no permite ninguna agresión de Estados Unidos. “Sabemos que nuestro enemigo carece de determinación y capacidad para participar en una guerra con Irán”, ha añadido, en alusión a Washington.

 

De acuerdo con el general Salami, hoy Estados Unidos se encuentra en su estado más débil y carace de las condiciones para enfrentar una guerra feroz con la República Islámica.

El declive de la razón política y de la prudencia durante el mandato de Donald Trump han alcanzado su punto máximo, convirtiendo a las Fuerzas Armadas estadounidenses en un conjunto desgastado que no podrá hacer frente en el campo de batalla a Irán, ha añadido el mando castrense iraní.

En este contexto, el general iraní ha señalado que la República Islámica está totalmente capacitada para hacer frente a las presiones económicas, políticas y psicológicas. “Los enemigos tomaron todas las medidas contra Irán para socavar el frente de resistencia, pero fracasaron en sus esfuerzos”, remarca.

La Administración Trump mantiene un régimen de “máxima presión” sobre Irán, desde hace dos años, cuando abandonó el acuerdo internacional suscrito con el país persa sobre su programa nuclear. Washington, mediante sanciones, bloqueos a las exportaciones del petróleo, en concreto, trata de destruir la economía y frenar el programa defensivo de Irán.

Las autoridades iraníes, ante tal coyuntura, han rechazado tales políticas estadounidenses y han dejado claro que las presiones nunca podrán doblegar a la nación iraní.

nlr/ncl/mkh