• El CGRI de Irán realiza un simulacro de ataque durante unas maniobras en el Golfo Pérsico, 28 de julio de 2020. (Foto: Sepahnews)
Publicada: domingo, 2 de agosto de 2020 16:31

Estados Unidos y su “perro encadenado”, el régimen de Israel, han recibido el ineludible mensaje de la maniobra del Cuerpo de Guardianes de Irán.

El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán realizó el martes la fase final de sus ejercicios militares bajo el nombre en código Payambar-e Azam (El Gran Profeta) 14 en el área general de la provincia sureña de Hormozgan, el estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico.

En estas maniobras se llevó a cabo un simulacro de ataque contra un portaviones estadounidense, algo que airó a EE.UU.

Al respecto, el portavoz de la mencionada fuerza militar de élite iraní, el general Ramezan Sharif, ha aseverado este domingo que los escenarios ofensivos diseñados en dichos ejercicios se centraron principalmente en los países hostiles no regionales, dueños de los portaviones, en concreto el “régimen terrorista e inhumano” de EE.UU., que, con su presencia ilegítima y peligrosa en la región y su promoción del terrorismo de Estado, saquean los recursos y la riqueza de las naciones de la zona.

 

Los terroristas estadounidenses y su perro encadenado, el régimen falso e infanticida de Israel, han recibido el ineludible mensaje del último ejercicio del CGRI, y los intentos fallidos y manidos de ciertos medios de comunicación para poner en duda este gran evento y el poder defensivo del querido Irán no podrán persuadir a la opinión pública”, ha indicado el militar de alto rango iraní.

Los enemigos, ha apostillado, son muy conscientes de que ninguna acción contra los intereses nacionales de Irán quedará sin respuesta bajo la doctrina de defensa de las Fuerzas Armadas del país persa.

En distintas ocasiones, Teherán le ha recordado a Washington su ilegal presencia en el Golfo Pérsico. El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, cuestionó en abril la presencia de EE.UU. en esta zona, preguntando qué hacen buques norteamericanos a “7000 millas” de su casa.

De hecho, la seguridad del Golfo Pérsico es la línea roja de Irán, que ha advertido a EE.UU. que aventurarse en esta zona es algo prohibido.

msm/anz/myd/hnb