• El presidente chino, Xi Jinping (dcha.), y el presidente estadounidense Donald Trump, asisten a su reunión en Osaka, 29 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 1 de noviembre de 2019 19:02

La Organización Mundial del Comercio (OMC) autoriza a China a imponer aranceles de represalia a productos de EE.UU. por más de 3,5 millones de dólares al año.

En su fallo, la OMC ha determinado este viernes que China puede solicitar una autorización al Órgano de Solución de Diferencias (OSD), cuya próxima reunión será el 22 de noviembre, para aplicar aranceles a importaciones desde Estados Unidos por un valor anual de 3579 millones de dólares.

La cantidad en cuestión representa “el nivel de anulación o menoscabo de los beneficios de China”, producto de las medidas restrictivas de Estados Unidos, indica la sentencia.

Es la primera vez que la OMC autoriza al gigante asiático a sancionar productos estadounidenses. Pekín había solicitado un monto de posibles represalias de 7043 millones de dólares anuales por las pérdidas para los exportadores chinos.

LEER MÁS: China amplía importaciones para mitigar efectos de guerra comercial

Estados Unidos ya no puede apelar esta decisión; y China puede, por su parte, aplicar total o parcialmente el millonario monto autorizado.

 

El litigio se remonta a diciembre de 2013, cuando China presentó una demanda ante la OMC, después de que EE.UU. fijara un repunte de aranceles sobre paneles solares, productos de acero y aluminio, muebles y otras exportaciones del gigante asiático.

Washington y Pekín libran una guerra comercial desde junio de 2018, cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció la aplicación de tarifas a 50 000 millones de dólares en productos chinos con el objetivo de equilibrar una balanza comercial negativa para el país norteamericano.

LEER MÁS: China rechaza las amenazas de incrementar los aranceles por EEUU

China, por su parte, no se ha quedado con los brazos cruzados y ha impuesto aranceles adicionales a algunos productos procedentes de Estados Unidos, entre ellos el petróleo.  

El Gobierno chino culpa a EE.UU. del estancamiento de las negociaciones con Pekín, en las que se busca poner fin a la guerra comercial que está perjudicando al mundo y también a la propia economía estadounidense.

tmv/ncl/alg/hnb

Comentarios