• Un manifestante es detenido por Carabineros (policía militar) durante una protesta en Valparaíso, Chile, 4 de diciembre de 2019. (Foto:Reuters)
Publicada: sábado, 7 de diciembre de 2019 17:22
Actualizada: domingo, 8 de diciembre de 2019 3:23

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena la brutalidad de la Policía chilena en las protestas, pero Chile defiende sus “acciones correctivas”.

La CIDH condenó el viernes en un comunicado el “uso excesivo de la fuerza” por parte de los Carabineros (policía militar) en las manifestaciones contra el Gobierno de Sebastián Piñera, y expresó su preocupación por el aumento del número de denuncias de “graves violaciones de derechos humanos” (DD.HH.) registrados por los organismos internacionales incluidos los propios órganos del Estado.

El organismo expresó, asimismo, su alarma por las prácticas que se llevaron a cabo con algunos de los detenidos, por ejemplo: los simulacros de ejecuciones, el grave maltrato físico y verbal, palizas, hacinamiento en lugares sin ventilación y vejaciones injustas a niños, niñas y adolescente.

Por otra parte, además de exigir a las autoridades chilenas “el cese inmediato del uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad del Estado”, la CIDH advirtió del “elevado número de denuncias de abuso sexual en el contexto de las detenciones”, mencionado, en especial, casos de presuntas “violaciones a detenidas, desnudamientos forzados, sentadillas, amenazas de violación y otras formas de maltrato sexual”.

LEER MÁS: AI releva: Carabineros de Chile cometen tortura y violencia sexual

Las fuerzas del orden realizan el mandato constitucional que se les ha sido encomendado para resguardar la seguridad y el orden público, respetando siempre los Derechos Humanos [...] El Gobierno ha tomado acciones correctivas, preventivas y de resguardo de aquellos derechos”, dice el ministro chileno de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, en reacción a la condena de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la represión de las protestas en Chile.

 

En respesta, el ministro chileno de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, defendió la misma jornada al Gobierno y lamentó lo ocurrido, alegando que “las fuerzas del orden realizan el mandato constitucional que se les ha sido encomendado para resguardar la seguridad y el orden público, respetando siempre los Derechos Humanos [...] El Gobierno ha tomado acciones correctivas, preventivas y de resguardo de aquellos derechos”.

LEER MÁS: HRW cuestiona “sorprendente” rechazo de Carabineros a su informe

Las marchas de Chile comenzaron el 18 de octubre debido a la subida del precio del metro, pero al poco los manifestantes exigían mejoras sociales y laborales y, además, la salida de Piñera.

LEER MÁS: Mayoría de chilenos defiende estallido social para lograr cambios

A lo largo de las manifestaciones, los Carabineros usaron perdigones y bombas lacrimógenas contra los manifestantes, y provocaron traumas oculares a 283, en algunos casos con pérdida de visión en los dos ojos. Incluso Piñera reconoció que “hubo uso excesivo de la fuerza” y “no se respetaron los derechos de todos” durante las protestas. 

LEER MÁS: Carabineros siguen usando perdigones contra manifestantes en Chile

La cifra de muertos de la represión policial de Chile suma 26 personas, cinco al menos por acción directa de agentes del Estado y dos bajo custodia del Estado en comisarías de Carabineros, según registros de la Comisión.

nkh/nii/

Comentarios