• El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2º desde dcha.) llega a la sede de la Policía Federal de Brasil, 2 de marzo de 2019.
Publicada: lunes, 10 de junio de 2019 7:15

Conversaciones filtradas revelan los esfuerzos de las autoridades judiciales de Brasil para dejar al expresidente Lula da Silva fuera de la carrera electoral en 2018.

El medio local Interceptión ha divulgado hoy lunes unas conversaciones filtradas que demuestran cómo el actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, y el fiscal del país, Deltan Dallagnol, se valieron del caso Lava Jato para obstaculizar la eventual victoria del Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Luis Inácio Lula da Silva, en las presidenciales del año pasado.

Moro, según el medio, colaboró con otros fiscales destinados a investigar el presunto caso de corrupción de Lula para impedir que Lula se entrevistara con el diario Folha de Sao Paulo por si sus declaraciones ayudaban de alguna forma al PT a ganar las elecciones. Pese a todo, la entrevista tuvo lugar.

LEER MÁS: Lula da Silva pide permiso para conceder entrevistas desde la cárcel

Según afirma Interceptión, el medio tuvo acceso a estos datos catalogados a través de una fuente no identificada.

 

Lula, el político más popular de Brasil, está cumpliendo una pena de más de 12 años de cárcel por presunta corrupción y lavado de dinero desde abril en Curitiba (sur), aun cuando no existen pruebas que confirmen los cargos.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil invalidó la candidatura de Lula en las elecciones en el marco de la llamada ley de “Ficha Limpia”, que prohíbe a los candidatos postularse si tienen condenas confirmadas. Asimismo, impidió a sus correligionarios que utilizaran la figura del líder izquierdista en los debates electorales televisivos.

Ante tal coyuntura, el político brasileño designó a su correligionario Fernando Haddad para reemplazarlo como candidato en las presidenciales en las que, sin embargo, salió victorioso el conservador Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL).

El expresidente brasileño (2003-2011) defiende que es víctima de una “masacre” mediática. Su defensa afirma, a su vez, que su cliente sufre una persecución judicial para impedir su vuelta a la Presidencia de Brasil.

msm/alg/nii/

Comentarios