• Tras ataques en Sri Lanka, musulmanes temen por su futuro
Publicada: sábado, 27 de abril de 2019 20:12

Los ataques del pasado domingo en Sri Lanka han aumentado el temor a nuevas ofensivas sectarias contra la minoría musulmana.

El impacto de los ataques terroristas se deja ver en Sri Lanka. En Negombo, la ciudad costera en el oeste de del país, unos mil refugiados, en su mayoría musulmanes, se vieron obligados a evacuar sus alojamientos alquilados después de los ataques que sacudieron el país hace seis días.

Los inmigrantes, en su mayoría procedentes de Afganistán y Paquistán, se refugiaron en mezquitas y en estaciones policiales por no tener dónde vivir ni alimentos para comer. Así, los musulmanes que forman parte un 10 por ciento de la población esrilanquesa, temen por su futuro.

Los refugiados se sienten incómodos por ser considerados responsables de una violencia de la que ellos mismos han escapado de sus países de origen.

Tras los ataques, el país vive una sensación de nerviosismo que no se disipa. Se trata de un miedo que le recuerda a la población, representada por budistas, hindúes, musulmanes y cristianos, las reminiscencias de la guerra civil.

El conflicto estalló entre la mayoría budista y el grupo separatista de los tigres tamiles - que procesaban el hinduismo, la segunda religión más seguida - y dejó hasta 100 000 muertos entre 1983 y 2009.

xsh/mkh