• El jefe de la Lista Árabe Conjunta en el parlamento israelí, Ayman Odeh.
Publicada: domingo, 18 de octubre de 2020 8:24

Un parlamentario israelí indica que el principal problema de la región de Asia Occidental no es Irán sino la ocupación de las tierras palestinas por Israel.

El jefe de la Lista Árabe Conjunta en el parlamento del régimen de Tel Aviv, Ayman Odeh, ha afirmado que los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin sellaron el acuerdo histórico, denominado Abraham, para la normalización completa de las relaciones con Israel, fundamentándose en una “hipótesis errónea”, que consiste en aliarse contra Irán.

Sin embargo, “el principal problema de la región es, de hecho, la ocupación israelí. No podemos aceptar ni moral ni nacionalmente las observaciones hechas sobre Irán”, ha indicado Odeh en una entrevista con la cadena libanesa Al Mayadeen, recogida este domingo por el diario digital The Times of Israel.

En concreto, la región debe preocuparse por la causa palestina y no la supuesta amenaza que representa Irán, ha añadido el parlamentario.

Por esta razón, ha agregado Odeh, 13 de los 15 miembros de la Lista Árabe Conjunta votaron el jueves a favor de la anulación de los “erróneos” acuerdos de normalización entre Israel y los países árabes de la región.

 

Israel suscribió el pasado 15 de septiembre varios pactos para el establecimiento de los lazos con Baréin y los EAU en la Casa Blanca, en EE.UU., ante la atenta mirada del presidente norteamericano, Donald Trump, quien busca, según el medio israelí Arutz Shevapresionar la aplicación de tal medida en otros países de la región, con la ayuda de los emiratíes.

Para los palestinos, no obstante, la normalización es un pacto que “no se basó en el principio de la paz por la paz, sino que se basó en el principio de la paz por el apoyo”.

Aunque la normalización de los lazos por las monarquías de Abu Dabi y Manama se ha revelado recientemente, los analistas coinciden en que mantenían relaciones con Israel desde hace décadas, pero en secreto.

Al respecto, Irán asevera que los lazos entre ciertos gobiernos “reaccionarios” árabes y el régimen de Israel existían en secreto en el pasado, pero se han visto obligados a sacarlos a la luz debido a “las constantes victorias de los movimientos de la Resistencia” en Asia Occidental.

ask/ctl/mnz/mjs