• El ministro saudí de Asuntos Exteriores, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud.
Publicada: sábado, 23 de enero de 2021 11:08

Arabia Saudí, un cercano aliado de Trump, ha cambiado el tono en un intento por ganarse el favor del nuevo presidente de EE.UU., Joe Biden, en temas regionales.

El ministro saudí de Asuntos Exteriores, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, afirmó el jueves, en una entrevista concedida a la televisión local Al-Arabiya, que era optimista de “tener excelentes vínculos con Estados Unidos bajo la Administración de Biden”.

En un intento de atraer el apoyo del nuevo Ejecutivo estadounidense a la agresión que comanda su país al empobrecido Yemen, el máximo diplomático saudí dijo que “el Gobierno de Biden verá que tenemos objetivos comunes con respecto a la situación” en el país árabe.

Intentó suavizar el tono a la hora de comentar sobre la devastadora guerra en curso en Yemen, afirmando que es el movimiento popular yemení Ansarolá, y no la coalición, el que socava los esfuerzos encaminados a poner fin al conflicto.    

“Los hutíes (Ansarolá) facilitarán llegar a una solución si deciden que el interés de Yemen es el más importante”, dijo el príncipe Faisal.

 

El príncipe saudí alabó la designación de Ansarolá por la anterior administración estadounidense, presidida por Donald Trump, como ‘grupo terrorista’ y dijo que el movimiento yemení merecía tal medida.

El pasado 11 de enero, el expresidente Trump adelantó su polémica decisión de incluir a Ansarolá en su lista de grupos terroristas pese a las advertencias de los grupos de ayuda y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de que la iniciativa podría empeorar la crisis humanitaria en Yemen, país que, según ellos, vive el peligro inminente de sufrir la peor hambruna que el mundo ha visto en décadas.

Ante tal circunstancia, el Departamento de Estado estadounidense bajo Biden anunció el viernes que había iniciado una revisión de la designación de terrorista a Ansarolá por alertas sobre la terrible crisis humanitaria en Yemen.

Durante su audiencia en el Senado el martes, Antony Blinken candidato de Biden a secretario de Estado dijo que la nueva Administración pondría fin al apoyo de Estados Unidos a la intervención militar de Arabia Saudí en Yemen, que afirmó había “contribuido a ... la peor situación humanitaria en cualquier parte del mundo”.

Aún no se puede ser optimista ante la postura de la entrante Administración estadounidense hacia la situación en Yermen, porque no sólo Trump, sino su predecesor, Barack Obama, ya habían apoyado acciones militares en el país más pobre del mundo árabe.

ftm/lvs/mrg