• El príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salaman, durante una visita a Francia, junio de 2016.
Publicada: viernes, 6 de abril de 2018 6:18
Actualizada: martes, 19 de junio de 2018 15:07

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamad bin Salman, ha asegurado en una entrevista que los regímenes de Riad y Tel Aviv comparten casi los mismos intereses geoestratégicos en Oriente Medio, pese a que no tienen ninguna relación bilateral.

El heredero de la corona saudí describió el jueves a la revista estadounidense TIME que el conflicto del régimen israelí con los palestinos es el único obstáculo para que Riad establezca relaciones con Israel.

“No podemos tener relaciones con Israel antes de resolver el problema de paz con los palestinos”, sostuvo Bin Salman para luego subrayar que cuando ocurra esta “utopía”, Riad al día siguiente entablará relaciones diplomáticas con Israel.

A su juicio, si Arabia Saudí e Israel establecen lazos bilaterales será lo mejor para todas las partes, ya que pueden determinar y confluir sus intereses comunes en el Oriente Medio. Asimismo, destacó que los saudíes e israelíes tienen muchas áreas potenciales para crear una cooperación económica conjunta.

No podemos tener relaciones con Israel antes de resolver el problema de paz con los palestinos”, dice el príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salaman.

 

En este contexto, llegó a decir que ambos regímenes tienen un enemigo común, en una aparente referencia a Irán. Teherán respalda, por un lado, la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) que exige a los israelíes devolver, sin condiciones previas, las tierras ocupadas a los palestinos después de la guerra de 1967 y, por otro lado, pide el fin de la agresión saudí a Yemen.

Bin Salman, líder de facto de Arabia Saudí, mencionó a TIME que tanto los israelíes como los palestinos “tienen derecho a vivir y coexistir”. 

Arabia Saudí no reconoce oficialmente a Israel y no tiene vínculos formales con este régimen. Sin embargo, hay datos indicadores de que las dos partes han cooperado secretamente durante años.

En los últimos meses, el reino árabe ha estado suavizando gradualmente su postura pública hacia Israel en lo que los analistas describen como un intento de Riad de preparar a la opinión pública en su país y en otros lugares para posibles relaciones normales con Israel.

Pero aun así, antes de Bin Salman, ningún alto funcionario saudí había aceptado públicamente que Israel tiene derecho a tener su propia tierra.

krd/ktg/alg

Commentarios