• Vehículo blindado de las fuerzas saudíes recorre las calles de la ciudad de Al-Awamiya, en la Provincia Oriental.
Publicada: miércoles, 2 de agosto de 2017 21:03
Actualizada: jueves, 3 de agosto de 2017 2:19

Las fuerzas de seguridad saudíes han bombardeado este miércoles varias zonas residenciales en la ciudad de Al-Awamiya de la Provincia Oriental del reino árabe.

Usuarios de la red social Twitter han informado que el ataque de las fuerzas de Al Saud contra la ciudad chií de Al-Awamiya, en la región de Al-Qatif, ha dejado cinco civiles muertos, además de dos policías, y varios heridos.

En los tuits se destaca que las fuerzas saudíes han disparado varias ráfagas de artillería y granadas de mortero sobre zonas residenciales.  

Las fuerzas saudíes, añaden las fuentes, también han pedido a los residentes de Al-Awamiya que abandonen la región o enfrenten la muerte.

Además, activistas saudíes han denunciado que la población de Al-Awamiya no tiene acceso a teléfonos móviles ni a Internet. El régimen de Riad ni siquiera permite la transferencia de los heridos a los hospitales, aseguran.

Durante los últimos meses, se ha registrado un aumento de las tensiones en la región de Al-Qatif, donde las fuerzas del régimen saudí, equipadas con artillería y armas pesadas, lanzan frecuentes ataques contra la sitiada ciudad de Al-Awamiya para sofocar las protestas. 

Los manifestantes en Al-Awamiya rechazan el proyecto de Riad de destruir el barrio de Al-Mosara, en el casco antiguo de la ciudad, para transformarlo en una zona comercial, a pesar de las advertencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de que la medida arruinaría el patrimonio histórico de la localidad de 400 años de antigüedad, además de dejar eventualmente cientos de personas desalojadas.

La Provincia Oriental es escenario de protestas desde febrero de 2011. Los manifestantes se quejan de que son objeto de marginalización y exigen reformas políticas, libertad de expresión, liberación de los presos políticos y el fin de la discriminación económica y religiosa.

Sin embargo, Riad reprime brutalmente las protestas que se han intensificado, sobre todo, desde enero de 2016, a raíz de la ejecución del prominente clérigo chií el sheij Nimr Baqer al-Nimr.

alg/ncl/myd/mkh

Comentarios