• El dirigente del partido islámico de Argelia, (MAPP), ofrece una rueda de prensa en Argelia, capital del país africano.
Publicada: lunes, 26 de octubre de 2020 8:13

Los musulmanes argelinos urgen a la Presidencia del país africano a adoptar medidas concretas contra Francia por sus ultrajes al Profeta del Islam (P).

Uno de los partidos islámicos mayoritarios de Argelia (MSP, por sus siglas en francés), exigió al presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, en un comunicado de prensa emitido el sábado, que adopte una posición política y económica concreta contra Francia, en rechazo a los comentarios del presidente galo, Emmanuel Macron, en los que se negó a condenar los ultrajes a la figura del Profeta del Islam (P), el Hazrat Muhamad (la paz sea con él) en el país europeo, pretextando la libertad de expresión.

Se pide a las instituciones oficiales argelinas, en particular a la Presidencia, que denuncien las declaraciones de Macron y adopten una posición diplomática, política y económica adecuada, de acuerdo con el juramento de respeto a la religión musulmana y su gloria, y en un espíritu de cohesión con los sentimientos de los argelinos”, dice la nota de prensa del movimiento islámico, firmada por su dirigente Abderrazak Makri.

El texto añade, “el hecho de que Macron persista en su ultraje al Islam y a los musulmanes y en sus ataques a nuestro amado profeta Muhamad, que la paz sea con él, constituye una flagrante ofensa contra todos los musulmanes del mundo”.

 

Macron, en el homenaje realizado el miércoles pasado al profesor Samuel Paty, decapitado por un joven checheno tras mostrar en clase una de las caricaturas publicadas en el mes de septiembre en la revista satírica francesa Charlie Hebdo, dijo que no iba a “renunciar a la publicación de las caricaturas” por qué iría en contra de lo que él entiende por “libertad de expresión”. También urgió a “combatir el separatismo islamista” y a “estructurar el Islam” en Francia.

Posteriormente, las autoridades del país europeo adoptaron una serie de medidas, entre ellas, redadas y el cierre de una mezquita en París. Sin embargo, el presidente galo consideró que no era suficiente y anunció una ley, que se presentará a principios de diciembre, para luchar contra “los separatismos” en el país europeo.

La citada publicación, sumada a la reciente posición del inquilino del Palacio del Elíseo, ha provocado una respuesta unánime de repudio de gran parte de los países musulmanes, por ejemplo: Irán, Turquía, Jordania, Kuwait, Paquistán, etc. Precisan que la libertad de expresión no implica en absoluto lanzar “insultos a los valores del Islam y las creencias de los musulmanes”, y advierten que este tipo de mensajes blasfemos son, en realidad, una mayor incitación al odio y al extremismo en el mundo.

La indignación generada por los comentarios del dirigente galo ha provocado que, desde hace unos días, entre los usuarios musulmanes de las redes sociales de los países de Asia Occidental se esté haciendo una llamada a boicotear los productos franceses.

krd/mkh/nii/