• El líder del Consejo de Paz de Afganistán, Abdulá Abdulá, (centro) a su llegada a Teherán (capital iraní), 18 de octubre de 2020.
Publicada: domingo, 18 de octubre de 2020 11:14

El líder del Consejo de Paz de Afganistán, Abdulá Abdulá, llega a Irán como parte de una gira destinada a obtener apoyo para el proceso de paz en su país.

A la cabeza de una delegación de alto nivel, Abdulá ha llegado este domingo a Teherán (capital persa) en una visita oficial por invitacion de la República Islámica.

El funcionario afgano tiene previsto reunirse con varias autoridades iraníes, como el presidente, Hasan Rohani; el canciller, Mohamad Yavad Zarif; el presidente del Parlamento, Mohamad Baqer Qalibaf, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Ali Shamjani, y el ministro iraní de Energía, Reza Ardakanian.

En dichos encuentros, Abdulá abordará las conversaciones interafganas entre el Gobierno de su país y los milicianos talibanes en Doha (capital de Catar), así como la necesidad de consenso regional y apoyo para esos esfuerzos destinados a lograr la paz, según ha comunicado el Consejo de Paz de Afganistán.

Antes de llegar a Irán —como el tercer destino de una gira que lo llevó anteriormente a La India—, el mismo Abdulá anunció, mediante un mensaje de Twitter, que su visita al país persa se centraría a los asuntos bilaterales y la reconciliación en Afganistán.

 

Afganistán sigue en guerra, pese a que ya han transcurrido más de 19 años del despliegue de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), comandada por EE.UU., so pretexto de erradicar al grupo Talibán y establecer la seguridad en el país.

El Gobierno afgano y los talibanes iniciaron, a mediados de septiembre, conversaciones de paz en Doha, en presencia de los representantes de ciertos organismos internacionales.

Aunque los diálogos debían comenzar en marzo, se retrasaron repetidamente debido a la falta de consenso entre las partes sobre el intercambio de prisioneros, uno de los temas acordados por EE.UU. y los talibanes, que firmaron un “acuerdo de paz” en febrero en ausencia del Gobierno afgano. Según lo acordado por EE.UU. y Taliban, si este grupo cumple su parte del pacto, las fuerzas extranjeras tendrán que abandonar Afganistán en unos varios meses.

La República Islámica ha asegurado reiteradamente que su política consiste en desarrollar las relaciones y cooperaciones fraternas y amistosas con Afganistán, entre otros países vecinos.

Las autoridades iraníes consideran que la salida de las fuerzas extranjeras de Afganistán es un requisito previo para lograr la paz y la seguridad en el país asiático.

tqi/ctl/mnz/mjs