• Fuerte humareda deja un ataque de las fuerzas yemeníes contra instalaciones petroleras en Yida, Arabia Saudí, 25 de marzo de 2022. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 31 de julio de 2022 13:02

El movimiento popular Ansarolá advierte a Arabia Saudí de las consecuencias que enfrentará por no poner fin al cruel asedio que impone a la nación de Yemen.

A través de un mensaje emitido este domingo en la red social Twitter, Yusuf al-Fishi, miembro de la oficina política de Ansarolá, ha dicho que, si la monarquía de los Al Saud no termina con el cerco contra Yemen, este movimiento no seguirá respetando la tregua.

“Si no se levanta por completo el bloqueo aéreo, terrestre y marítimo contra Yemen, el alto el fuego no se extenderá”, ha aseverado Al-Fishi en su tuit, refiriéndose a la tregua iniciada a principios de abril pasado.

A su vez, Muhamad Abdelsalam, portavoz del movimiento Ansarolá y jefe del equipo negociador del Gobierno de Salvación Nacional de Yemen, ha informado de su llegada al aeropuerto de Saná (capital yemení), junto a una delegación omaní.

Abdelsaslam ha tuiteado que, en efecto, el propósito de estar en Saná es revisar y consultar sobre la continuación del alto el fuego en Yemen, así como las propuestas de las Naciones Unidas sobre cuestiones humanitarias y económicas.

La tregua a punto de extinguirse, ¿y luego qué?

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja advirtió a mediados de este mes de julio que la situación humanitaria en Yemen no ha mejorado desde comienzo del alto el fuego acordado con Arabia Saudí, que encabeza desde marzo de 2015 una brutal campaña de agresiones contra el país más pobre del mundo árabe.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) anunció a principios de abril el logro de un pacto de alto el fuego integral de dos meses entre la llamada coalición liderada por Riad y las fuerzas yemeníes. La tregua fue extendida a principios de junio otros dos meses más, así que el plazo está por terminar y todavía no se ha decidido su futuro.

Las partes del conflicto acordaron detener todas las operaciones militares ofensivas, y Arabia Saudí prometió permitir la llegada de barcos de combustible a los puertos de la ciudad yemení de Al-Hudayda (oeste), y dejar al aeropuerto de Saná reanudar los vuelos a destinos predeterminados en la región, promesas que no cumplió. Es más, la coalición ha violado en muchas ocasiones la tregua, bombardeando las ciudades yemeníes.

ftn/ncl/mrg