• Los combatientes del movimiento popular yemení Ansarolá en Saná, la capital de Yemen.
Publicada: viernes, 19 de noviembre de 2021 8:14

El Ejército yemení advierte que habrá “graves consecuencias” para la llamada coalición, comandada por Arabia Saudí, por su campaña de agresiones contra Yemen.

El portavoz del Ejército de Yemen, el teniente general Yahya Sari, denunció el jueves por la noche, vía Twitter, el aumento de los ataques aéreos de la coalición agresora a distintos puntos del empobrecido país árabe.

“En las últimas 24 horas, las fuerzas agresoras bombardearon al menos 65 veces distintas partes de Yemen”, dijo el alto mando militar, según reportó el canal local de televisión Al-Masirah.

El incremento de los ataques de la coalición [saudí-estadounidense] tendrá graves consecuencias y los agresores deberán asumir las secuelas”, conminó.

La advertencia del alto cargo castrense yemení ocurrió horas después de que la llamada coalición llevara a cabo brutales ataques coordinados a las provincias de Saná (centro), Al-Dhamar (suroeste), Saada y Al-Jawf (noroeste), en respuesta a lo que consideró amenazas de ataques con aviones no tripulados (drones) y misiles balísticos.

Asimismo, los medios de comunicación locales informaron que al menos tres civiles yemeníes resultaron heridos el jueves a raíz de los ataques saudíes contra el distrito fronterizo de Munabe en la provincia de Saada, situada al norte de Yemen.

 

La acometida se produjo un día después de que las redadas del Ejército saudí dejaran cinco civiles heridos, incluido un migrante africano, en los distritos fronterizos de Munabe y Baqim.

Asimismo, la llamada coalición llevó a cabo el jueves ataques aéreos en las provincias de Taiz (oeste), Marib (centro-oeste) y Al-Hudayda (oeste).

En Al-Dhamar, los bombardeos de los agresores alcanzaron una granja de ganado en el distrito de Mayfa Ans y mataron a más de 200 ovejas.

El Ejército y los comités populares de Yemen, por su parte, han incrementado los ataques de represalia contra los objetivos militares y vitales de Arabia Saudí y sus aliados, en respuesta a la agresión sangrienta de más de seis años lanzada contra la nación yemení, con la intención de restaurar en el poder al fugitivo expresidente de Yemen, Abdu Rabu Mansur Hadi, y aplastar al movimiento popular yemení Ansarolá.

Las autoridades yemeníes enfatizan que sus ataques son un “derecho legítimo” del país para defender a su pueblo en esta guerra impuesta, con el apoyo de Estados Unidos y el Occidente y advierten que la respuesta yemení será cada vez más dolorosa, si el reino saudí y sus aliados no ponen fin a sus bombardeos y bloqueo aéreo y naval contra Yemen.

ftm/ctl/tqi