• Destrozos en una zona civil yemení, tras un bombardeo saudí.
Publicada: lunes, 29 de junio de 2020 1:58

El embajador de Yemen en Teherán alerta que la coalición saudí habla de injerencias foráneas en los asuntos de Saná para continuar agrediendo al pueblo yemení.

Todos saben que la decisión de Yemen se toma en Saná, y las fuerzas de agresión deben darse cuenta de que todo el pueblo yemení está en la batalla para defender la soberanía de Yemen”, declaró Ibrahim Muhamad al-Deilami en una entrevista concedida a la televisión yemení Al-Masirah, tal como reportó el domingo este medio en su portal web.

El diplomático señaló que la República Islámica de Irán ha propuesto varios planes para ofrecer asistencia a Yemen y mantener conversaciones entre yemeníes, basadas en el principio de no injerencia foránea.

Agregó que la agresiva coalición liderada por Arabia Saudí ha generado preocupaciones sobre la supuesta intromisión iraní en Yemen, como pretexto para continuar la guerra, que ya lleva seis años contra los yemeníes.

 

Al-Deilami también tildó de fallida la gestión de las Naciones Unidas en cuanto a negociación y apoyo humanitario en Yemen, y dijo que las organizaciones regionales tampoco están calificadas para mediar en ninguna conversación, ya que están sesgadas hacia las fuerzas agresoras. “El desempeño de su enviado a Yemen es sospechoso, y no es adecuado para resolver ningún problema en el mundo, especialmente en Yemen” acentuó Al-Deilami.

Cada vez que el Ejército yemení y el movimiento de resistencia popular Ansarolá asestan un golpe contra las tropas invasoras saudíes y sus mercenarios, Riad no puede aceptar la capacidad defensiva de los yemeníes y achaca la autoría de los ataques a otros, como ocurrió con el bombardeo de combatientes yemeníes a la petrolera saudí Aramco.

Riad esperaba, con el apoyo de EE.UU., los Emiratos Árabes Unidos (EAU), y Egipto, poner fin a su intervención en Yemen —iniciada en marzo de 2015—en cuestión de semanas o meses. No obstante, los combates no solo siguieron, sino que se volvieron más intensos, y pusieron en evidencia la fragilidad de Arabia Saudí en esta guerra.

A pesar de que el régimen saudí tiene uno de los ejércitos más grandes y caros del mundo, Yemen ha podido resistir y desarrollar sus capacidades militares de manera que lanza ataques de represalia sobre objetivos militares y vitales de Arabia Saudí y sus aliados.

ncl/ctl/msf