• Más de 820 millones de personas sufren desnutrición crónica en el mundo actual.
Publicada: martes, 15 de octubre de 2019 10:51

La crisis climática está llevando al mundo a niveles alarmantes de hambre, poniendo en peligro la seguridad alimentaria en las regiones más vulnerables.

Así ha alertado el Índice Mundial del Hambre (GHI, siglas en inglés de Global Hunger Index) de 2019, según el cual, a pesar de señales de mejoras en las tasas de hambre desde 2000, todavía hay un largo camino por recorrer hasta alcanzar el objetivo de cero hambre para 2030.

“El conflicto, la desigualdad y los efectos del cambio climático han contribuido a niveles persistentemente altos de hambre e inseguridad alimentaria en todo el mundo”, ha advertido Dominic MacSorley, el director general del organismo civil Concern Worldwide (Preocupación Mundial), copatrocinador del informe de GHI junto con Welthungerhilfe.

Efectivamente, en el año 2000, los líderes mundiales se reunieron para ponerse de acuerdo y realizar un trabajo conjunto de metas y objetivos dirigidos a cambiar el mundo para mejor y conocidos como los Objetivos de Desarrollo del Milenio, entre los cuales figuran la erradicación del hambre para 2030 y garantizar el acceso de todas las personas, especialmente pobres y en condición de vulnerabilidad, como los bebés, a alimentos seguros, nutritivos y suficientes.

No obstante, el informe del GHI, publicado este martes, avisa de que los niveles de hambre son “graves” o “alarmantes” —como en Chad, Madagascar, Yemen y Zambia— en 47 países y “extremadamente alarmantes” en uno, la República Centroafricana.

LEER MÁS: 85 000 niños muertos por desnutrición en Yemen

LEER MÁS: Más de 5 millones de niños de Yemen viven amenazados por hambre

El conflicto, la desigualdad y los efectos del cambio climático han contribuido a niveles persistentemente altos de hambre e inseguridad alimentaria en todo el mundo”, ha advertido Dominic MacSorley, el director general del organismo civil Concern Worldwide (Preocupación Mundial).

 

El reporte, asimismo, advierte del aumento del número de personas desnutridas en todo el mundo que registran una tasa mayor en los países de África que se encuentran al sur del Sahara, zona afectada por conflictos y sequías.

La nota, por otra parte, pone énfasis en la alta probabilidad de una caída en la producción alimentaria, debido a temperaturas altas, escasez de agua, mayor emisión de CO2 y fenómenos meteorológicos extremos. Como un ejemplo, el texto indica que las cosechas de maíz y trigo están disminuyendo. En la actualidad, se pronostica entre 3 y 4 grados de calentamiento global para 2100.

Ante esa crítica situación, los autores del reporte han urgido “un cambio profundo hacia la sostenibilidad”, con reformas en los valores y los comportamientos, así como un equilibrio global de poder más justo.

Mañana miércoles, 16 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Alimentación. Con tal motivo, las Naciones Unidas han publicado hoy una nota donde han vuelto a alertar que más de 820 millones de personas sufren desnutrición crónica en el mundo actual.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha planteado una estrategia, compuesta por cinco pasos para poder erradicar el hambre: Incrementar la protección para los más vulnerables, mejorar las infraestructuras, reducir el desperdicio de comida, sembrar una mayor variedad de cultivos y centrarse en la nutrición infantil.

tqi/ncl/mnz/msf

Comentarios