• El presidente de Siria, Bashar al-Asad, en una entrevista con medios extranjeros.
Publicada: sábado, 14 de abril de 2018 10:25
Actualizada: sábado, 14 de abril de 2018 17:56

El presidente sirio, Bashar al-Asad, ha asegurado que el ataque de EE.UU., el Reino Unido y Francia contra sus objetivos militares en su país aumenta la determinación del pueblo y llevan a Damasco a incrementar su lucha contra los terroristas hasta su derrota definitiva.

“Esta agresión solo aumenta la determinación de Siria de seguir luchando y aplastando al terrorismo”, ha asegurado este sábado el mandatario sirio en una conversación telefónica con su homólogo de Irán, Hasan Rohani, quien también ha condenado la ofensiva.

En la madrugada de este sábado, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido lanzaron ataque aéreos coordinados contra Siria, en respuesta al supuesto ataque químico perpetrado la semana pasada en Duma, en el extrarradio de Damasco, del que Occidente acusa a Al-Asad sin pruebas, aunque tanto Rusia como Irán sostienen que se trata de un ‘montaje’.

Para Al-Asad, los bombardeos “tendrán repercusiones destructivas en toda la región”, si bien puntualiza que no variará en nada sus políticas.

Esta agresión (ataque de EE.UU. y sus aliados a Siria) solo aumenta la determinación de Siria de seguir luchando y aplastando al terrorismo”, destaca el presidente sirio, Bashar al-Asad.

 

El mandatario sirio también ha subrayado que “es hora de que las fuerzas occidentales que patrocinan a los terroristas reconozcan haber perdido el control”. “A la vez, se habrán dado cuenta de que han perdido la confianza de sus propios pueblos y de todo el mundo”, sentencia.

A su vez, Rohani ha repudiado enérgicamente la agresión occidental, e insiste en que Teherán mantendrá su apoyo al Gobierno y al pueblo del sufrido país árabe.

Ha manifestado plena certeza de que el ataque no va a mermar el espíritu de los sirios en la lucha contra el terrorismo. “Ahora se han puesto nerviosos porque los terroristas a los que apoyan fueron derrotados en Guta Oriental”, argumenta.

A lo largo de toda una semana las potencias occidentales han proferido constantes amenazas como preparatorio de la ofensiva que realizaron anoche contra posiciones del Ejército sirio, sin dar tiempo a que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) iniciara sus investigaciones sobre el incidente en Duma.

Washington y sus dos aliados perpetraron tres ataques: el primero contra un centro científico de investigación ubicado cerca de Damasco; en el segundo destruyeron un depósito de armas al oeste de Homs; y por último, atacaron otro almacén y un importante centro de comandancia, ambos ubicados cerca del segundo objetivo, al oeste de Homs, ciudad sita en el oeste del país.

Tras el ataque, miles de ciudadanos salieron a las calles de Damasco para condenar la agresión occidental y mostrar su respaldo al Gobierno de Al-Asad.

mjs/rba/nii/

Comentarios