• Los científicos revelan que las mutaciones de un gen que vigila la seguridad de las células conducen al cáncer.
Publicada: sábado, 3 de agosto de 2019 23:35
Actualizada: domingo, 4 de agosto de 2019 2:12

Un grupo de investigadores ha descubierto que las mutaciones de un gen que vigila la seguridad de las células podrían provocar el desarrollo de cáncer.

Según un estudio de los científicos del Colegio de Medicina Baylor (EE.UU.), publicado recientemente, uno de los genes más estudiados relacionados con el cáncer, el TP53, es bien conocido por su papel como supresor de tumores. Detecta el estrés o el daño celular, y en respuesta detiene la división celular o inicia su muerte, impidiendo así que una célula dañada se reproduzca.

La mutación de este gen elimina un mecanismo clave de seguridad celular y es un paso que conduce al cáncer. Investigadores han realizado el estudio de las mutaciones de TP53 para comprender mejor los procesos que conducen a la inactivación de este importante gen.

El equipo estudió 10 225 muestras de pacientes de 32 cánceres diferentes, del Atlas del Genoma del Cáncer, y las comparó con otras 80 000 mutaciones en una base de datos recopilada durante tres décadas.

Resultó que las mutaciones del TP53 fueron más frecuentes en pacientes con tasas de supervivencia más bajas. Asimismo, identificaron cuatro genes aumentados en los tumores mutantes del TP53, cuya expresión se correlacionaba con la esperanza de vida del paciente.

Si hay una alta expresión de esos cuatro genes, significa que este paciente tiene más probabilidades de tener un mal pronóstico”, señaló Larry Donehower, profesor de virología y microbiología molecular en el Colegio de Medicina Baylor, que investiga motivos del cáncer.

 

“Si hay una alta expresión de esos cuatro genes, significa que este paciente tiene más probabilidades de tener un mal pronóstico”, señaló Larry Donehower, profesor de virología y microbiología molecular en el Colegio de Medicina Baylor.

A nivel cromosómico, el equipo encontró un patrón notable en la pérdida del gen TP53. “En algunos genes del cáncer, se verá una copia de los dos genes perdida o mutada”, indicó Donehower para luego agregar que “más del 91 % de todos los cánceres pierde ambos genes TP53, no solo uno”.

La investigación también demostró que la mutación del TP53 se correlacionaba fuertemente con la inestabilidad genómica, lo que indica el papel de la proteína normal en la monitorización de la integridad cromosómica.

Asimismo, los resultados de este estudio podrían señalar nuevos enfoques para tratar el cáncer afectado por la pérdida de este gen.

LEER MÁS: Prueban con éxito láser que puede destruir células con cáncer

myd/ncl/rba

Comentarios