• Un convoy de sistemas de lanza misiles balísticos intercontinentales Topol SS-25, del Ejército de Rusia. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 17 de abril de 2021 8:19
Actualizada: sábado, 17 de abril de 2021 12:56

El sistema de misiles estratégicos nucleares Kedr, en fase de desarrollo en Rusia, es capaz de eludir el sistema de antimisiles de EE.UU., analiza un informe.

A pesar de que el Ejército de EE.UU. anunció el desarrollo de la versión mejorada del sistema de misiles antibalísticos A-135 (ABM, por sus siglas en inglés), resulta que el sistema de misiles estratégicos nucleares Kedr, que se está desarrollando en el complejo militar e industrial ruso, es capaz de neutralizar la defensa antiaérea estadounidense en un hipotético ataque atómico, según señala este sábado el portal ruso de aviación Avia.Pro.

El medio sostiene que el desarrollo de este sistema de misiles se deriva de una nueva tecnología avanzada que ha sido investigada e impulsada por la industria armamentística rusa de los misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés), lo que prácticamente garantiza su avance sin igual entre la línea defensiva del enemigo.

La información sobre el desarrollo del sistema de misiles Kedr se hizo público hace bastante tiempo, sin embargo, detalla el texto, al principio se pensaba en un sistema de lanzamiento superficie a superficie, pero después fue mejorado su diseño, por consiguiente logró la capacidad de ser lanzado desde un complejo de silos.

Avia-Pro explica en su texto que hasta el momento las autoridades rusas no han dado una fecha concreta para la finalización del proyecto de misiles Kedr, no obstante, agrega que hay informes que apuntan a que el arma hipersónica ya está desarrollada y probada clandestinamente por Rusia.

 

Cabe señalar que a día de hoy, el almacén ruso de misiles estratégicos está armado con proyectiles balísticos intercontinentales Topol, Topol-M y Yars, además los submarinos estratégicos nucleares de los proyectos 955 y 955A están armados con misiles estratégicos Bulava.

Es más, las fuerzas rusas están adoptando gradualmente los misiles hipersónicos Avangard en sus complejos militares. En diciembre de 2020, el viceministro de Defensa, Alexei Krivoruchko, reveló que Sarmat, un misil intercontinental de más de 200 toneladas, capaz de portar ojivas nucleares, incluyendo cabezas hipersónicas, estaba a punto de entrar en pruebas de vuelo.

Actualmente, Washington y Moscú se encaminan de manera acelerada hacia una tensión directa. Las dos potencias nucleares se enfrentan por las tensiones provocadas tras el despliegue de tropas ucranianas, bajo el paraguas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en las regiones limítrofes con Rusia. 

krd/mrg