• El embajador ruso en Caracas, Serguéi Melik-Bagdasárov.
Publicada: miércoles, 1 de abril de 2020 1:15

El embajador ruso en Venezuela afirma que los ultimátums de EE.UU. no ayudarán a resolver los problemas internos de Venezuela.

“Siempre hemos considerado y seguimos considerando que la solución a los problemas políticos internos de Venezuela debe ser encontrada solo por los propios venezolanos en el marco de la Constitución vigente y la legislación nacional a través del diálogo de las fuerzas políticas responsables”, ha afirmado este martes el embajador ruso en Caracas, Serguéi Melik-Bagdasárov, en una conversación con la agencia de noticias Sputnik.

Así reflexionaba el diplomático ruso a la propuesta del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, sobre levantar las sanciones a Venezuela a cambio de un “gobierno de transición” en el país.

Melik-Bagdasárov considera que la nueva iniciativa de Washington es un instrumento de “presión política e injerencia” en los asuntos internos de otros países, e insiste en que tales medidas ya han mostrado su ineficacia, especialmente cuando incluyen manifiestos públicos unilaterales y “ultimátums”.

El embajador ruso, tras señalar que de por sí la disposición de EE.UU. a levantar sus medidas unilaterales contra Venezuela es positiva, ha insistido en que solo los ciudadanos venezolanos pueden decidir sobre el destino de su país.

 

También se ha referido a la crisis sanitaria provocada por el brote del nuevo coronavirus —denominado COVID-19—, señalando, dada la situación del mundo, especialmente de América Latina, no es el mejor momento para este tipo de ultimátums.

Washington, desde que reconoció al líder opositor Juan Guaidó como autoproclamado “presidente interino” de Venezuela, ha estado ejerciendo intensas presiones diplomáticas y aplicando férreas sanciones económicas contra la nación suramericana, e incluso ha llegado a amenazar con dar golpe de Estado y usar la opción militar para expulsar del poder al presidente legítimo del país, Nicolás Maduro, que representa un obstáculo a sus planes injerencistas.

El plan anunciado por EE.UU. excluiría del poder tanto a Maduro como al líder golpista y requeriría la creación de un Consejo de Estado de cinco miembros (chavismo y oposición) para gobernar el país hasta que se pueden realizar elecciones presidenciales.

Venezuela, por su parte, ha condenado este plan intervencionista de EEUU, aclarando que “Venezuela no acepta ni aceptará jamás tutelaje alguno, de ningún gobierno extranjero”.

nkh/nii/