• Una plataforma de perforación petrolera cerca de Almetyevsk, Rusia. (Foto: Bloomberg)
Publicada: sábado, 17 de agosto de 2019 10:15
Actualizada: sábado, 17 de agosto de 2019 18:05

Las sanciones impuestas por EE.UU. contra el sector petrolero de Venezuela e Irán han resultado en el fortalecimiento de la exportación del crudo de Rusia.

Las sanciones que ha impuesto el presidente de EEUU, Donald Trump, contra Venezuela e Irán, han aumentado, de manera inadvertida, la demanda de una variedad de petróleo crudo proveniente de Rusia, lo que ha elevado los ingresos para los exportadores del país euroasiático, según informó el viernes el portal estadounidense Bloomberg.

De hecho, la fuente citó datos que muestran que las compañías petroleras de Rusia registraron ingresos adicionales de al menos 905 millones de dólares estadounidenses entre noviembre de 2018 y julio de 2019. La estimación se basa en la prima de los Urales frente al Brent de referencia durante el período, frente a la media de cinco años.

“En este momento hay una escasez de crudo más pesado y más ácido como resultado de las sanciones contra Irán y Venezuela, pero también debido al actual acuerdo de recorte de producción de la OPEP+”, dijo a Bloomberg Konstantsa Rangelova, analista de la consultora JBC Energy, a través de correo electrónico.

En este momento hay una escasez de crudo más pesado y más ácido como resultado de las sanciones contra Irán y Venezuela, pero también debido al actual acuerdo de recorte de producción de la OPEP+”, dijo Konstantsa Rangelova, analista de la consultora JBC Energy.

 

Los embargos se sumaron a un aumento en la demanda del crudo ruso a raíz de los recortes de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios. En consecuencia, la mezcla rusa de crudo de los Urales ha comenzado a comercializarse regularmente con una prima frente al Brent.

En enero pasado, el Gobierno estadounidense congeló todos los fondos de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Además, en junio anunció el recrudecimiento de las sanciones contra la compañía venezolana. Caracas tilda los embargos de Washington de “cínicos y criminales”.

Por otro lado, en mayo EE.UU. anuló las exenciones que permitían a ocho países —a saber: Turquía, China, Grecia, La India, Italia, Japón, Corea del Sur y Taiwán— importar crudo persa sin enfrentar las sanciones estadounidenses, y amenazó con acciones coercitivas a los que no lo obedezcan.

Ante tal coyuntura, Teherán ha negado reiteradas veces que las sanciones estadounidenses hayan tenido un impacto paralizante en su capacidad para enviar petróleo a sus clientes. Incluso ha recurrido a medidas preventivas para reemplazar sus ingresos petroleros y así eliminar las amenazas en forma de embargos de Washington.

A su vez, Caracas ha informado que planea desviar a Rusia u otros países el petróleo que inicialmente correspondía a Estados Unidos debido a las sanciones. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, también denunció que con tales medidas Washington tiene la intención de apoderarse del petróleo de su país.

ftn/ktg/hnb

Comentarios