• El canciller iraní, Hosein Amir Abdolahian, ofrece una conferencia de prensa en Teherán, 19 de noviembre de 2022. (Foto: YJC)
Publicada: sábado, 19 de noviembre de 2022 14:02

Irán tacha de “poco constructiva” la resolución antiraní aprobada en la AIEA y la considera como parte de la política de máxima presión contra la República Islámica.

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Hosein Amir Abdolahian, ha reiterado este sábado su rechazo a la decisión de la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) de aprobar un proyecto de resolución antiraní, presentado por Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania y Francia.

La resolución —que denuncia la supuesta falta de cooperación de Teherán en la cuestión nuclear, con base en datos falsos sobre el hallazgo de material nuclear en tres instalaciones no declarados por Teherán— fue aprobada el jueves con 26 votos a favor, 2 en contra y 5 abstenciones.

“La Agencia tomó una acción poco constructiva, pese a que hace dos semanas, una delegación compuesta por funcionarios del Ministerio de Exteriores y la Organización de Energía Atómica [de Irán (OEAI)] viajaron a Viena [Austria] y acordaron una cooperación más fuerte entre Irán y la AIEA, y tuvieron una reunión constructiva con [Rafael] Grossi [director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica]”, ha señalado Amir Abdolahian en una conferencia de prensa conjunta con su par omaní, Badr bin Hamad al-Busaidi, en Teherán (capital de Irán).

 

El jefe de la Diplomacia persa también ha considerado que la resolución antiraní fue presentada en línea con la política de “máxima presión” y “extremadamente hipócrita” que ejerce Washington contra Irán, y ha advertido de una acción recíproca, denunciando que Estados Unidos abusó una vez más de la Agencia Internacional de Energía Atómica para promover sus políticas.

Desde abril de 2021, Irán lleva dialogando con Alemania, Francia, el Reino Unido, Rusia, China y, de forma indirecta, con EE.UU., sobre la restauración del acuerdo nuclear iraní —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)—, que quedó en el limbo tras la salida unilateral de Washington en mayo de 2018 y la reimposición por este último de los embargos a Teherán.

Según denuncian las autoridades iraníes, la indecisión de Washington y las presiones del lobby israelí, muy crítico con el acuerdo nuclear, han provocado múltiples interrupciones en las maratonianas conversaciones.

A su vez, el canciller de Omán ha expresado el interés de su país en aumentar las relaciones bilaterales con Irán para apoyar la seguridad de la región.

Además, ha señalado que la única forma de resolver los problemas y desafíos pasa por el diálogo y el entendimiento buscando formas pacíficas. Se ha referido también a los últimos actos vandálicos registrados en el país persa y rechazado cualquier acto violento y terrorista.

nkh/tqi