• Presidente del Parlamento iraní, Mohamad Baqer Qalibaf (centro), en una reunión con motivo de la Semana de Defensa Sagrada, 24 de septiembre de 2022.
Publicada: sábado, 24 de septiembre de 2022 19:05

El presidente del Parlamento de Irán denuncia que los enemigos se han aliado para aprovechar los recientes acontecimientos en contra de la República Islámica.

El presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Mohamad Baqer Qalibaf, ha advertido sobre las conspiraciones de los enemigos, aprovechando los actos de vandalismo y violencia que han provocado los alborotadores en el país, tras la muerte de la joven Mahsa Amini, de 22 años, en un hospital días después de que fuera detenida por la policía de la moral iraní.

“En los recientes acontecimientos, somos testigos de que todos los enemigos de la Revolución Islámica, con todas las diferencias que tienen entre ellos, se han unido para luchar contra nuestro querido Irán”, ha alertado Qalibaf.

En una reunión con motivo del 42.º aniversario de la Semana de la Defensa Sagrada —la guerra impuesta a Irán por el exrégimen de Irak (1980-1988)— el jefe del Parlamento iraní ha declarado que, durante las cuatro décadas que han transcurrido desde el triunfo de la Revolución Islámica (1979), han ocurrido muchos incidentes que cada uno podría haber derrotado la fundación del país, pero todos han sido en vano.

De acuerdo con Qalibaf, la Revolución Islámica de Irán está en su camino correcto y se opone a la hegemonía del régimen arrogante y sionista. Asimismo, ha enfatizado que “la independencia tiene sus costos”.

 

Desde el primer día de la muerte repentina de Mahsa, el 16 de septiembre, las autoridades de alto rango de Irán, incluido el presidente del país, el ministro del Interior, Ahmad Vahidi; el presidente del Poder Judicial, Qolam-Husein Mohseni Eyei; el fiscal general de Teherán, Ali Alqasi Mehr; miembros del Parlamento, así como la Policía, han asegurado que el caso está bajo un seguimiento serio y todos los aspectos del incidente están siendo investigados minuciosamente.

Esto mientras que los medios de comunicación occidentales intentan culpar a los agentes de Policía de la muerte de Mahsa buscando desatar la ira contra el Sistema de la República Islámica de Irán, haciendo todo lo posible para manipular la información hasta realizar montajes de vídeos, en busca de exacerbar a la ciudadanía a salir a las calles a protestar.

A pesar de que el caso está en investigación, las protestas violentas dieron lugar a ataques contra agentes de seguridad y actos de vandalismo sobre bienes públicos, incluidas ambulancias y vehículos policiales. Al menos cinco miembros del personal de seguridad han perdido la vida al intentar enfrentar los disturbios en Mashad (noreste), Quchan (noreste), Shiraz (sur), Tabriz (noroeste) y Karay (norte). 

mmo/ncl/hnb