• El presidente de Irán, Seyed Ebrahim Raisi.
Publicada: sábado, 24 de septiembre de 2022 10:40
Actualizada: sábado, 24 de septiembre de 2022 12:21

El presidente de Irán pide a las instituciones responsables dar una respuesta a quienes perturban la seguridad del país y cometen actos vandálicos.

Seyed Ebrahim Raisi ha expresado este sábado sus condolencias a la familia de un miembro de la Fuerza de Resistencia Popular (Basich) quien cayó mártir en un ataque con arma blanca durante los violentos disturbios en la ciudad de Mashad (noreste).

Mohamad Rasul Dust Mohamadi perdió la vida el miércoles por la noche en el marco de las protestas acaecidas en muchas ciudades del país por la muerte de la joven iraní Mahsa Amini de 22 años en un hospital en Teherán, tras ser detenida por la Policía.

El mandatario ha tachado de “desgarrador” el martirio de Dust Mohamadi y ha dejado en claro que lo que está sucediendo ahora en el país no son protestas, sino “caos y vandalismo”.

Ha ordenado a las instituciones pertinentes castigar a los autores del asesinato de ese miembro de la fuerza popular y dar una respuesta contundente a quienes perturban la paz y la seguridad del país.

Raisi ha alabado al mártir Dust Mohamadi por su patriotismo y su fidelidad hacia la República Islámica y señalado que la seguridad que reina el país se debe a los sacrificios de personas como él.

El gobernador de Mashad, Mohsen Davari, anunció el viernes la detención de los autores del asesinato de Dust Mohamadi y dijo que se estaban realizando investigaciones para también identificar a los asesinos de Moslem Yavidi, integrante del Ejército, que también cayó mártir en un ataque similar en la ciudad de Quchan (noreste).

A pesar de que se aclararon las circunstancias de la muerte de Amini, las protestas violentas dieron lugar a ataques contra agentes de seguridad y actos de vandalismo contra bienes públicos, así como contra ambulancias y vehículos policiales.

Al menos cinco miembros del personal de seguridad han perdido la vida al intentar enfrentar los disturbios en Mashad (noreste), Quchan (noreste), Shiraz (suroeste), Tabriz (noroeste) y Karay (centro). Varios miembros de Basich también han resultado heridos.

Las fuerzas de seguridad han desarticulado varias bandas terroristas que, con apoyo de actores extranjeros, buscaban generar el terror y poner en peligro la seguridad de la nación iraní.

ftm/mkh