• Un ciudadano iraní levanta una foto del jefe del Poder Judicial, Mohamad Beheshti, y de otros funcionarios asesinados en un atentado terrorista en 1981.
Publicada: sábado, 27 de junio de 2020 16:16
Actualizada: lunes, 29 de junio de 2020 5:43

Irán responsabiliza a EE.UU. y Europa de la sangre de miles iraníes derramada por Muyahidín Jalq, ya que han albergado y respaldado a este grupo terrorista.

Con motivo del 39.º aniversario del atentado terrorista contra la sede del Partido de la República Islámica de Irán, el portavoz de la Cancillería de Irán, Seyed Abás Musavi, ha adjuntado este sábado en su cuenta en Twitter una imagen de las víctimas del ataque perpetrado por el grupo Muyahidín Jalq (MKO, por sus siglas en inglés) y ha denunciado el apoyo de EE.UU. y Europa a estos terroristas.

“Hace 39 años, en un día como hoy, el presidente del Tribunal Supremo de Irán, el ayatolá (Seyed Mohamad) Beheshti, y 72 personalidades importantes de Irán fueron asesinados por el grupo terrorista MKO, respaldado por Estados Unidos y Sadam (el exdictador iraquí Sadam Husein)”, ha afirmado.

Pese a ese hórrido crimen, denuncia el portavoz iraní, dicho grupo “permaneció bajo la protección de Estados Unidos y Europa, lo que le permitió matar y mutilar horriblemente a más de 10 000 iraníes”.

Musavi señala que EE.UU. y sus aliados europeos tienen la “sangre [de miles de iraníes] en sus manos” por apoyar a los terroristas de MKO.

 

El jueves, Musavi reprobó el informe anual de EE.UU. sobre el terrorismo, dejando claro que los iraníes son tanto víctimas como héroes de la campaña del “terrorismo de Estado” de Washington.

En otras declaraciones pronunciadas el 25 de mayo, el mismo portavoz catalogó a EE.UU. de “gobierno terrorista” que desde 1960 ha brindado su apoyo a ocho grupos extremistas en Asia Occidental, Europa y América Latina, por ejemplo, al grupúsculo terrorista Muyahidín Jalq, responsable de la muerte de miles de ciudadanos iraníes solo en los primeros años de la victoria de la Revolución Islámica de Irán (1979).

El 28 de junio de 1981, el MKO puso una bomba en la sede del Partido de la República Islámica y asesinó al entonces presidente del Poder Judicial y a otros 72 altos funcionarios, incluidos 4 ministros y 30 parlamentarios. Siguió atentando y asesinando a importantes personalidades de Irán y también a civiles. En 1986, huyó a Irak, donde, con el respaldo del exdictador iraquí Sadam Husein, mató a miles de presonas.

Obviando los crímenes cometidos por el MKO, Washington eliminó el 28 de septiembre de 2012 a este grupo de su lista de organizaciones terroristas.

tmv/hnb/nii/