• El portavoz de la Cancillería de Irán, Seyed Abás Musavi, en una rueda de prensa en Teherán.
Publicada: sábado, 21 de septiembre de 2019 7:35
Actualizada: sábado, 21 de septiembre de 2019 9:58

Irán resta gravedad a las nuevas sanciones de EE.UU. y subraya capacidades nacionales para superar el “bulling y el terrorismo económico” de Washington.

“Irán encontró su vía desde las primeras sanciones, que eran las más duras de su tipo, y seguirá con su desarrollo confiando en sus capacidades nacionales y las cooperaciones con los países amigos”, ha asegurado este sábado el portavoz de la Cancillería persa, Seyed Abás Musavi.

Musavi ha reaccionado a las sanciones impuestas el viernes por Washington contra el Banco Central de Irán (BCI), las cuales, ha indicado, “no suponen un nuevo tema, sino que han sido los antiguos embargos que se han impuesto (de nuevo) de una manera diferente”. De hecho, el BCI ya había sido el año pasado objeto de medidas restrictivas de Washington.

Conforme al diplomático persa, las sanciones norteamericanas constituyen una muestra del “bullying, el unilateralismo y el terrorismo económico” en los que está basada la política exterior de EE.UU.

Irán encontró su vía desde las primeras sanciones, que eran las más duras de su tipo, y seguirá con su desarrollo confiando en sus capacidades nacionales y las cooperaciones con los países amigos”, dice el portavoz de la Cancillería persa, Seyed Abás Musavi.

 

Al respecto, ha señalado que Washington carece de la “capacidad necesaria para adoptar iniciativas diplomáticas razonables y dinámicas que ayuden a solucionar las divergencias con otros países de una manera pacífica”.

El funcionario iraní le ha avisado a Washington que su “fracasada política de sanciones” y su acto de “convertir el dólar en un arma” han cuestionado en gran medida la credibilidad de Estados Unidos en la comunidad internacional. “Ya ha pasado la era en que EE.UU. se conocía como un socio económico válido”, ha agregado.

Al respecto, Musavi ha hecho referencia a los daños económicos que ha infligido el presidente estadounidense, Donald Trump, a su propio país tras anunciar la retirada del acuerdo nuclear —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— y cancelar los tratados entre las empresas estadounidenses e iraníes, en particular en la industria de aviación.

El Tesoro de EE.UU. anunció nuevos embargos contra el BCI, así como restricciones al Fondo Nacional de Desarrollo de Irán y a la compañía Etemad Tejarate Pars, dos días después de que Trump informara que había ordenado un “incremento sustancial” de las sanciones contra Irán, tras el ataque perpetrado el 14 de septiembre a las refinerías saudíes, del que Washington y Riad acusan a Teherán, sin prueba alguna, y este rechaza categóricamente.

LEER MÁS: Irán: Sanciones de EEUU son “crimen contra la humanidad”

Ayer viernes, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, atribuyó la nueva medida antiraní de la Administración Trump a su adicción a sancionar a la República Islámica.

tqi/ktg/hnb

Comentarios