• Retos y logros de una Revolución: Un presidente abandonado
Publicada: sábado, 12 de enero de 2019 10:47
Actualizada: jueves, 17 de enero de 2019 13:55

El 21 de junio de 1981, el Parlamento iraní imputó al primer presidente electo del país después de asumir el cargo hacia tan solo 17 meses.

La decisión del Parlamento fue confirmada más tarde por Imam Jomeini, el fundador de la República Islámica. El Imam Jomeini ya había despedido a Bani Sadr de su puesto como "comandante en jefe adjunto" antes de ser acusado.

Entonces, ¿qué había hecho Bani Sadr? Era el economista que había logrado granjearse 11 millones de votos y convertirse en el primer presidente de Irán.

Después de asumir el cargo, se acercó demasiado al Muyahidín Jalq (MKO, por sus siglas en inglés). MKO fue un grupo terrorista responsable del asesinato de muchos iraníes más tarde.

Esto provocó grandes enfrentamientos entre él, el Parlamento y el Poder Judicial.

Tras el inútil intento de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de salvar al personal de su embajada, Bani Sadr ordenó un ataque aéreo en el desierto de Tabas que destruyó toda la evidencia de las fuerzas estadounidenses.

Lo que realmente detonó la destitución de Bani Sadr fue su pobre liderazgo en el Ejército iraní a la hora de hacer frente a la ofensiva iraquí. Había ignorado muchas advertencias de un ataque iraquí contra Irán y había adoptado una actitud torpe al iniciar una defensa contra Irak.

Todas estas razones y muchas más condujeron a que Bani Sadr fuera rechazado por el Parlamento y el Imam Jomeini.

Huyó de Irán después del juicio político y buscó asilo político en Francia.

oma/hnb

Comentarios