• El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, antes de una reunión en el Departamento de Estado, 16 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 20 de noviembre de 2018 17:19
Actualizada: martes, 20 de noviembre de 2018 19:29

EE.UU., antes de calumniar a Irán, debe ahondar en su historia de 243 años, de los cuales ha dedicado 222 años a guerras y violaciones.

“EE.UU. es un país que posee 243 años de historia, de los cuales ha dedicado un 93 por ciento (222 años) a la guerra y a la violación de los derechos de los indígenas, afrodescendientes y los pueblos de distintos países en el mundo”, escribe el embajador de Irán en Venezuela, Mostafá Alaei, en un artículo publicado el sábado por el periódico venezolano Correo del Orinoco.

De este modo, el diplomático iraní respondió a las declaraciones del secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, quien en un artículo publicado en la revista Foreign Affairs acusó a Irán de mantener una conducta “desestabilizadora”, de faltar a las normas internacionales y de violar los derechos humanos, además de presentarlo como una “amenaza para la paz y seguridad internacionales”.

Alaei le recordó al secretario estadounidense de Estado la historia contemporánea de EE.UU., así como las medidas belicistas y las históricas agresiones que Washington ha desatado contra la soberanía, la seguridad y los derechos humanos de las naciones en distintas latitudes del mundo.

EE.UU. es un país que posee 243 años de historia, de los cuales ha dedicado un 93 por ciento (222 años) a la guerra y a la violación de los derechos de los indígenas, afrodescendientes y los pueblos de distintos países en el mundo”, dijo el embajador de Irán en Venezuela, Mostafá Alaei.

El embajador iraní rememoró también el golpe de Estado del 19 de agosto de 1953, que derrocó al legítimo Gobierno del primer ministro Mohamad Mosadeq en Irán y restauró la dictadura.

“Asimismo, hay que evocarle la calcinación de 250 000 personas inocentes durante los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki y –después de haber terminado la II Guerra Mundial– las invasiones bélicas a Yugoslavia, Somalia, Libia, Afganistán e Irak, sin la autorización del Consejo de Seguridad, así como la matanza de decenas de miles de personas, entre ellas mujeres y niños inocentes; la creación de grupos terroristas, como Al-Qaeda, EIIL (Daesh, en árabe) y demás grupos armados para hacer frente a los Gobiernos legítimos de Siria e Irak a fin de desestabilizar y aumentar la escalada de la violencia para esparcir semillas de muerte y exterminio en la región. Del mismo modo, el apoyar a la alianza liderada por Arabia Saudí en sus cruentos ataques a escuelas, hospitales y autobuses de transporte público en Yemen”, lamentó.

En base al nefasto historial que ha acumulado EE.UU., este “no puede calumniar a Irán porque (el país persa) no ha oprimido a nadie en el mundo”, sentenció el diplomático iraní.

Igualmente, condenó la metodología operativa de EE.UU. mencionada por Pompeo, que se fundamenta en tres ejes principales, incluida la imposición de unas sanciones fuertes y sin precedentes contra Irán como una herramienta de presión para arrodillar al país persa e imponer políticas propias mediante la adopción de una postura prepotente en la supuesta mesa de negociaciones.

Además, tachó de “un crimen de lesa humanidad” la amenaza pronunciada por Pompeo en una entrevista que concedió a la agencia británica BBC, en la que usó el concepto político y jurídico de aplicar el hambre al pueblo iraní como una herramienta de presión en la política exterior.

El embajador iraní aseveró que, pese a que la República Islámica de Irán está, desde hace 40 años, bajo un régimen de sanciones y medidas multilaterales estadounidenses, el país persa no se ha debilitado durante ese período, sino que se ha ido fortaleciendo con una juventud inteligente, que se ha nutrido de unos valores civilizados e islámicos, y progresado en ámbitos como la producción agrícola e industrial y la fabricación de armas para su defensa.

tmv/anz/ftm/rba

Comentarios