• El vocero del Ministerio iraní de Exteriores, Bahram Qasemi, habla en una rueda de prensa en Teherán, la capital iraní.
Publicada: lunes, 5 de noviembre de 2018 10:55
Actualizada: lunes, 5 de noviembre de 2018 18:41

Las sanciones de EE.UU. contra Irán tienen un efecto de bumerán y profundizan el aislamiento del país norteamericano en el mundo, dice un diplomático iraní.

“Las sanciones de Estados Unidos contra Irán no son nada nuevo. El Gobierno estadounidense es adicto a las sanciones y (el actual presidente norteamericano, Donald) Trump no puede dejarlas. Yo creo que esta medida estadounidense es una manera de autosancionarse”, subraya el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Bahram Qasemi.

Este lunes entran en vigor las sanciones de EE.UU. contra Irán, eliminadas tras el acuerdo nuclear suscrito en 2015 por Teherán y el Grupo 5+1 (EE.UU., Rusia, Francia, el Reino Unido y China, más Alemania), y del que se salió unilateralmente Washington en mayo.

Al retirarse de numerosos acuerdos y tratados internacionales —aduce Qasemi—, Estados Unidos ha demostrado que “no puede adaptarse a los mecanismos internacionales y que se ha quedado aislado”.

Las sanciones de Estados Unidos contra Irán no son nada nuevo. El Gobierno estadounidense es adicto a las sanciones y (el actual presidente norteamericano, Donald) Trump no puede dejarlas. Yo creo que esta medida estadounidense es una manera de autosancionarse”, ha subrayado el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Bahram Qasemi.

 

El portavoz de la Diplomacia persa señala que los embargos unilaterales contra Irán “no provienen del poder, ni de la lógica de la Administración estadounidense, sino de la incapacidad de Washington para trabajar con la comunidad internacional”.

De acuerdo con Qasemi, las restricciones estadounidenses contra Irán no son sino “una guerra psicológica” y un conato por crear “iranofobia”.

El diplomático persa asegura que sea como sea las sanciones unilaterales de EE.UU. contra Irán no llegarán a buen puerto y se enfrentarán a la oposición mundial.

Los nuevos embargos estadounidenses apuntan a los intercambios de energía, al transporte y a las finanzas, también al Banco Central iraní. El plan estadounidense de reducir “a cero” las exportaciones de petróleo iraní ha fracasado desde el principio, ya que la Casa Blanca ha tenido que eximir temporalmente de las sanciones a 8 clientes del crudo iraní.

Este lunes el presidente iraní, Hasan Rohani, ha declarado que “Irán seguirá vendiendo su petróleo y dejará sin efecto las sanciones”.

ftm/mjs/nii/

Comentarios