• Encuesta: Irán y el nuevo show mediático de EEUU
Publicada: sábado, 3 de febrero de 2018 22:00
Actualizada: sábado, 3 de febrero de 2018 22:34

La mayoría de los lectores de HispanTV considera que las acusaciones de Washington a Teherán por un supuesto misil iraní lanzado a Arabia Saudí son una estrategia para romper el pacto multilateral sobre el programa de energía nuclear persa, muestra nuestro sondeo de esta semana.

“Son pretextos para abandonar el acuerdo nuclear” (el JCPOA, siglas en inglés de Plan Integral de Acción Conjunta), es la opción escogida por el 63,5 % de los participantes en la encuesta online, muy por delante del resto de explicaciones a las acusaciones norteamericanas, tachadas de “ridículas” ayer viernes por el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Alaeddin Boruyerdi.

La segunda explicación a esta serie de maniobras norteamericanas, iniciada en diciembre, es quizá la más sencilla de todas: los estadounidenses, pura y lisamente, “pretenden crear reacciones antiiraníes”. Un 28,1 % de los participantes en el sondeo se decantó por esta posibilidad.

En tercer lugar, ya muy por detrás de las dos opciones mencionadas, señalan directamente a los responsables políticos iraníes como objeto de la maniobra diplomática: se trataría, apunta el 5,1 % de los participantes, de “desacreditar al Gobierno de Irán”.

Son pretextos para abandonar el acuerdo nuclear”, opina la mayoría de los participantes en el último sondeo de HispanTV sobre las acusaciones a Irán de Washington respecto a supuestos misiles iraníes lanzados de Yemen a Arabia Saudí.

 

La cuarta opción es la que menos ha atraído la atención, con tan sólo un 3,4 % de participantes en la encuesta que se inclina por la posibilidad de que las acusaciones de Washington buscan “atentar contra la capacidad misilística del país persa”.

A comienzos de semana, la embajadora de EE.UU. ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nimrata ‘Nikki’ Randhawa Haley, organizó para representantes de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) una exposición con supuestos restos de un misil iraní usado por fuerzas yemeníes contra Arabia Saudí, ya “desvelados” el 14 de diciembre, sin gran repercusión.

La insistencia de la diplomática estadounidense mes y medio más tarde, sin embargo, tampoco parece haber tenido el éxito esperado. Sin excesiva cobertura en los grandes medios de comunicación del país norteamericano, la cadena televisiva CBS reflejaba el jueves un ambiente general de escepticismo entre los representantes en el Consejo de Seguridad, pese a los “duros esfuerzos” de Haley por convencerlos.

Entre los argumentos de ese escepticismo, representantes de varios Estados miembro señalaban la inseguridad de la cadena de custodia de los fragmentos exhibidos por Washington, la extrema belicosidad contra Irán de Arabia Saudí (que supuestamente entregó los misiles) y su conservación por EE.UU., también hostil a Teherán.

mla/ncl/fdd/rba

Comentarios